Portada » Análisis » Costume Quest

Costume Quest

Ayer tuvimos una nueva actualización para la Store y con el cambio de mes, nuevas ofertas y juegos gratuitos llegaron para los miembros de PSN Plus. Cuál fue mi sorpresa cuando uno de los títulos que más de una vez he pensado en adquirir estaba completamente gratis. Este juego, no es ni más ni menos que Costume Quest, creado por la mano del único Tim Schafer.
La historia nos sumerge en la noche de Halloween, cuando los gemelos Wren y Reynold están dispuestos a empezar su fiesta favorita y conseguir un montón de caramelos. Cuando para su sorpresa, aparecen unos monstruos que quieren conseguir todos los dulces de la ciudad, y uno de ellos, confundiendo a uno de los hermanos con un caramelo gigante que habla, se lo lleva. El otro hermano, completamente determinado a salvar al otro (aunque sea sólo por el hecho de librarse de la bronca de sus padres), se lanza a una increíble historia donde monstruos, brujas, imaginación, disfraces y un montón de humor se fusionan en una aventura maravillosa.

En el papel de uno de los gemelos, que elegiremos en la introducción, iremos disfrazados por la ciudad, en busca de casas para hacer el típico “truco o trato” y cumpliendo misiones para otros niños. En la pantalla de la ciudad, exploraremos la misma y tendremos la oportunidad de aprovechar las distintas habilidades de los disfraces, como por ejemplo, poder saltar por rampas o iluminar lugares oscuros. En cualquier momento, los monstruos nos atacarán y pasaremos al campo de batalla donde los pequeñajos muestran el verdadero poder de los disfraces, en el que por ejemplo, nuestro traje inicial de robot hecho en cartón se convertirá en una especie de Mazinger Z. Otros muy divertidos como La Estatua de la Libertad llenan de humor las batallas. Estos combates son por turnos, pero al contrario que otros juegos del estilo donde aporrear la X es más que suficiente, aquí tendremos que estar atentos ya que para poder hacer más daño o recibir menos de los enemigos habrá que pulsar distintos botones cada vez. Además, habilidades especiales y los sellos de batalla, aumentan las posibilidades de personalización del jugador, ya que en cualquier momento fuera del combate, podremos cambiar los disfraces como queramos.
En el apartado sonoro, cabe destacar que se echan de menos voces en los personajes que quizá podrían aumentar el humor que ya de por sí desprende el juego (como ocurre en el caso de Deathspank), pero la música toma aquí todo el peso y lo pasa el examen con un aprobado alto. Música ligera que no se hace repetitiva y que se convierte en genial en los combates cubren toda esta historia, ayudada de unos efectos de sonido variados, ya que los ataques de cada disfraz, así como de los monstruos y cada una de sus variedad, son diferentes y tienen su ruido característico.
Gráficamente, el juego se apoya en las cel shading, otorgando al juego una variedad de color increíble que resalta el estilo de su historia y lo que quiere transmitir al jugador, pero peca un poco de cansar demasiado al no resultar muy variado, en especial en los enemigos, que muchas veces se basa en un simple cambio de color. En cambio, el diseño de los personajes y cada uno de sus disfraces está muy detallado.
Costume Quest es un juego que se deja jugar muy bien y es algo que, como jugador, agradezco enormemente en el que hay que destacar especialmente el genial trabajo de traducción que se han pegado. Todo, absolutamente todo está traducido: carteles, textos en pequeñito que casi no se aprecian… algo que no se suele ver en títulos AAA y que es un toque de aviso para las grandes empresas. No sólo es relativamente largo para un título de mercado digital (unas 10 horas), sino que además resulta muy divertido y sencillo de jugar, algo que también es su punto en contra ya que puede llegar a ser demasiado fácil para un jugador experto, en especial cuando ya se tienen a los tres miembros del grupo. Aún así, Costume Quest es un juego de los que hay que jugar porque su espíritu recuerda mucho a aquello que Tim Schafer nos regaló años atrás, donde el humor está por delante de la tecnología y que hay cosas mucho más importantes que gastarse todo el dinero en desarrollar un único juego sin alma mientras puedes hacer que todo el mundo sonría al jugarlo.

Vinland

Jugón de 25 años. Aficionado amateur a series. Kendoka practicante.

Ver todos

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • A mí me pareció un poco sinsentido y el humor que se utiliza no es que sea muy especial… Más bien me dejó un sabor bastante amargo.

    Además, las peleas son bastante insulsas y hay poco margen en las acciones a realizar. Vamos, que son atacar y usar el ataque especial cuando lo tienes cargado. Vale que hay bastantes disfraces, pero algunos incluso utilizan las mismas técnicas que otros, así que la variedad que podría obtenerse de esto se reduce bastante.

    En fin, yo lo compré entusiasmado por bastantes críticas y por poder probar un RPG por turnos en plan clásico sin demasiado rollo (al ser digital suponía que no habría mucha historia y que casi todo se basaría en los combates y conseguir los trajecitos) pero al final me llevé una gran decepción =(

    Ah, y en la 360 (probado en modelo viejo y nuevo) en medio de los combates tiene unas bajadas de FPS muy importantes y que te pueden chafar la experiencia si tienes que pulsar un botón en un determinado momento de los ataques especiales.

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Ayer tuvimos una nueva actualización para la Store y con el cambio de mes, nuevas ofertas y juegos gratuitos llegaron para los miembros de PSN Plus. Cuál fue mi sorpresa cuando uno de los títulos que más de una vez he pen……

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */