Portada » Análisis » Double Dragon Neon – Análisis

Double Dragon Neon

Que buenos tiempos, aquellos en que no se tenían dolores de cabeza, excepto ir a la escuela… y luego ir al salón recreativo donde un montón de congéneres se disputaban la partida con aquél arcade para marcar y superar con sus tres iniciales lo alto del ranking del juego.

Si, eran otros tiempos, y estaban de moda otro tipo de juegos. Uno de esos géneros que tuvo tanto éxito fue el “Beat’em Up” o lo que es lo mismo, “elimina a todo lo que te salga por delante a base de golpes”, y su máximo exponente es y ha sido siempre, la saga Double Dragon.

Nos encontramos ante una nueva entrega, esta vez creada por WayForward (creadores de “Contra 4”, “Mighty Switch Force!”, “BloodRayne: Betrayal” o “Aliens: Infestation” con lo cual ya saben de que va el tema…) que no es nada más ni nada menos que un claro homenaje a la saga y  al estilo de juego en sí.

Todo son referencias a los dos juegos de la saga que nos cautivaron tanto en recreativas como en consolas domésticas (la conversión de ambas entregas para NES son de las más recordadas por los jugones más clásicos), y no solo por el diseño en general de todo lo que veamos, sino de actos concretos que debemos hacer en la partida.

Pero, vayamos por partes…

Homenajeando al Clásico

Arrancando el juego ya nos saldrá una pequeña sonrisa viendo el logo y oyendo una versión del tema principal de la primera entrega, y al arrancar la partida todo nos parecerá un “deja vú” masivo.

La historia empieza como siempre, con el rapto de Marian de la mano de un grupo de “punkis” con lo cual, nosotros (Billy o Jimmy Lee, según quién hayamos seleccionado previamente, o ambos si jugamos a dobles) saldremos desde nuestro garaje a rescatarla.

Mission 1 Marian's rape

Ya de por si los diseños de escenarios y personajes nos recuerdan a los clásicos de la saga y de manera más directa, mucho más a la estética de los 80. Todo eso sin contar con la música (que corre a cargo de Jake Kaufman y versiona en algunas ocasiones temas clásicos de la serie) que es todo un homenaje a esa época en todos los sentidos (incluso con connotaciones a Rick Astley o Madonna a veces).

También se han incluido voces (en inglés… por supuesto el juego está enteramente localidad en inglés, tanto voces como textos) que aportan frases de sus antecesores y nuevas perlas cómicas que hacen más “chistosa” la entrega.

Esta vez los personajes han sido modelados en 3D y el fondo (y más elementos) en un 2D que emula el dibujado a mano, aunque no llega ni por asomo al nivel del reciente “Rayman: Origins”. Y sobre los personajes… lástima que tengan unas animaciones algo extrañas y robóticas, porque pierde bastante el encanto, dando una estética pobre al conjunto.

Los jefes finales tienen su encanto (incluso notaréis homenajes a otras sagas que nada tienen que ver con Double Dragon…) y aunque son bastante predecibles tras un par de ataques, tienen su intríngulis.

También veremos a viejos conocidos de la saga pululando por las calles, con lo que a los nostálgicos les saldrá una pequeña sonrisita al verlos.

Todo en general tiene un colorido vivo (que también recuerda al que tenemos en mente cuando hablamos de los 80), con lo que la experiencia nos resultará aún más nostálgica si cabe.

Golpea, golpea y salta. No olvides el cassette

Este juego es actual, pero peca de usar un control de antaño. Tanto es su esmero en recordar el Double Dragon original, que la jugabilidad es muy similar… pero con ligeras diferencias que lo pretenden hacer “moderno”.

Peca de un control austero. Los protas se mueven lentos y son algo difíciles de controlar, siendo sincero. No ayuda la cantidad de botones a pulsar (ahora para correr no basta con darle al joystick o cruceta dos veces hacia adelante, ahora consta de un bótón para ello… además con una animación de “arranque” lenta y molesta) y que para hacerlo más “completo” se ha añadido un movimiento de esquivar (bastante útil durante el juego, pero que como el movimiento de correr, tarda en realizarse más de lo que debiera…). Además presenta deficiencias en el control de saltos, pero creo recordar que en los originales, con eso pasaba lo mismo…

Si, ahora peca de más lentitud en la jugabilidad respecto a sus antecesores, y en los tiempos que corren… hay que correr, ¡sobretodo para salvar a Marian!

Se ha añadido un sistema de “mejoras”. Ahora al eliminar ciertos enemigos además de caerse armas que podemos usar (un cierto tiempo) y lanzar, aparecen unos cassettes que debemos recoger, pues nos aportan ayudas para seguir la lucha.

Hay dos tipos de cintas, la que aportan magias o ataques especiales y las que mejoran nuestra fuerza, resistencia, daño o magia.

Cada canción (por eso son cintas de cassete…) nos da un ataque diferente o modifica algún parámetro de los antes descritos, con lo que da al juego un toque “estratégico” extra, aunque los jugadores más directos no andarán con rodeos y casi no lo cambiarán durante la partida… pues de magias encontramos desde una patada giratoria al lanzamiento de bolas de energía al estilo “Ryu” de Street Fighter.

Contaremos para su control con una barra de energía bajo la de vida, que así como la vayamos usando (con un botón aparte) se irá descargando… y recargando conforme vayamos eliminando enemigos (algo típico, ¿no creéis?)

Estos cassetes pueden subirse de nivel, con lo que se vuelven más potentes según el nivel que tengan (y la cantidad del mismo que hayáis recogido durante las peleas). Además, existen en diferentes escenarios del juego tiendas en las cuales puedes comprar con dinero (dinero que les cae a los malos del juego, tranquilo) tanto vidas extra como armas, o subir de nivel las magias que hayas recogido.

No sin mi Hermano

El juego se presta enormemente a ser jugado a dobles. Es más, diría que esta pensado para ser jugado así… La dificultad normal (que es la mínima al principio) ya es de por si bastante alta, tanto a causa de los enemigos, muy abundantes a ratos (y algunos difíciles) como por el control del personaje.

Eso si, no esperéis jugarlo online, pues no han dispuesto dicha opción, aunque habria sido una excelente elección…

Si se juega a dobles, se aporta la gracia (activable o no mediante menú, cosa que en los anteriores juegos de la saga no se podía) de poder golpear al compañero, pero además, de poder “chocar las manos” como buenos hermanos haciendo que la fuerza se multiplique durante un ligero periodo de tiempo.

Lo dicho, así la cosa es más facilona, aunque costará llegar al final del juego (éste con sorpresas incluidas).

Aunque eso si, el juego no es extremadamente largo, y aunque nos moveremos en un mapa al estilo “Super mario Bros 3” pero con un camino prefijado, podremos repetir las fases ya completadas las veces que queramos y así “entrenar” o mejorar al personaje, o simplemente rejugar esa pantalla que tanto te enganchó.

Si, el juego tiene sus momentos “sorpresa” (que no pienso desvelar) durante el juego, que son muchas veces son alusiones a anteriores momentos de la saga, o simplemente un perfecto chiste para hacerte sonreír.

 

Conclusión

Seamos sinceros, Double Dragon Neon no es un juego excelente. Técnicamente luce con un aprobado justito, y no solo por los gráficos (nada del otro mundo), sino por culpa del control. Tampoco ayuda que a estas alturas no se incluya un modo cooperativo online… ni que venga enteramente en inglés (muchos que no comprendan el idioma de Shakespeare se perderán muchas perlas sonoras). La verdad, el juego si, tiene sus momentos que suben el listón gracias a homenajes o a “gags” (es más, diría que el juego se basa en eso, chistes y homenajes) que te hacen sacar una sonrisita en la cara, pero en general necesita un empujoncito más para tener suficiente carisma como para ser una nueva entrega de la saga Double Dragon.

En definitiva, un juego que a los fans puede les resulte interesante pero pronto notarán lacras… y el resto de mortales lo encontrarán feo y malo por no tener unos graficazos de espanto y una velocidad endiablada en la jugabilidad.

Para mi, como opinión subjetiva, me ha gustado… creo que me ha podido más la nostálgia que otra cosa… Si, tiene sus fallitos, y son muchos… pero en esta generación, ¿que juego se ha salvado de eso?

Yo me voy a salvar a Marian, ¿y vosotros?

 

 

Xisco T. Bauzà

Jugón empedernido de videoconsolas y fanático de las bandas Sonoras de películas, series y videojuegos.

Ver todos

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */