Portada » Análisis » Mario Kart 7 – Análisis

Mario Kart 7 – Análisis

Tres años han pasado desde que la última entrega de Mario Kart viera la luz en Wii, y el fontanero se ha dedicado estos tres años a poner a punto su bólido. Y bien lo ha hecho, porque Mario Kart 7 viene con fuerza y quiere plantearse como el principal título online de 3DS.

En el aspecto visual, Mario Kart 7 se presenta como un título con grandes gráficos. Los personajes están muy bien texturizados, así como los distintos tipos de kart. Los circuitos reflejan siempre actividad y todo se ve muy bien, ya sean los obstáculos móviles, la decoración ambiental, o los efectos de luz y la lluvia en los circuitos lluviosos. Las pistas no dan nunca sensación de vacío, siempre hay algo en pantalla con lo que interactuar. También contribuye el hecho de que los circuitos son un poco más estrechas que las autopistas que veíamos en Wii. Con un colorido muy chillón que apuesta por destacar, y con un efecto 3D suave, sin exageraciones ni brusquedades, puedo decir que Mario Kart 7 se ve genial.

Pero dejando aspectos más formales aparte, entramos en materia jugable. Mario Kart 7 es una revisión y una recopilación de distintos aspectos de la saga. De su antecesor directo en Wii hereda entre otros la forma de control. Se pierde la antigua forma de tomar las curvas y realizar miniturbos, ya que se me antoja muy complicado aplicar al Circle Pad el castigo que se le daba a la cruceta de Nintendo DS. Ahora los rachazos se elaboran de forma sencilla, pulsando el botón R y manteniendo a lo largo de la curva hasta que el kart eche chispas, como ya hicimos en Wii.

Sigamos con el control, y es que este Mario Kart implementa una forma de control hasta ahora nunca vista en la saga que aprovecha los giroscopios de la portátil de Nintendo. Con un toque de cruceta, la vista del kart se coloca en primera persona y pasamos a controlarlo todo inclinando la consola. Por desgracia, este método de control no pasa de lo anecdótico, porque el efecto 3D se pierde constantemente cuando se gira la consola, y aunque se juegue sin el mismo, es complicado usar el control por movimiento de manera efectiva si se juega online a un nivel competitivo.

Mario Kart 7 vuelve a los 8 corredores iniciales, abandonando la configuración de Wii, que colocaba 12 coches en pista. Este detalle devuelve el equilibrio a las carreras y a la ruleta de objetos, deshaciendo el caos que se daba en la consola de sobremesa. No volverá a pasar eso de recibir tres conchas azules en una misma carrera, o uno o dos rayos por vuelta. A pesar de esta medida, el juego sigue siendo Mario Kart, por muy bueno que sea el jugador, siempre puede recibir una buena tunda en una carrera y caer de los primeros puestos, sólo que ahora todo tiene un aire mucho más justo, abandonando el “me quedo el 10º hasta empezar la última vuelta y que me toque un objeto  gordo”.

En cuanto a los objetos, una vez más hablamos de una considerable mejora con respecto a Mario Kart Wii. Objetos que se dedicaban a dinamitarte la carrera como la nube y el bloque POW desaparecen del plantel, para recibir a los nuevos: la hoja tanooki, que te hace crecer una cola y da una dimensión “cuerpo a cuerpo” al juego, pudiendo eliminar a los rivales cercanos y los objetos que te lancen. Otro de los nuevos ítems es la flor de fuego, que permite lanzar bolas de fuego hacia adelante y atrás. La última incorporación es el 7, ese objeto que desata el caos, ya que de repente permite lanzar 7 objetos entre los que destacan una estrella o conchas rojas y verdes. Otro aspecto del juego novedoso en Mario Kart 7 es la vuelta de las monedas. Como ya ocurriera en SNES, a lo largo de la pista podremos encontrar numerosas monedas que servirán para hacer que nuestro kart alcance mayor velocidad. Las monedas también sirven para desempatar en caso de que varios corredores tengan los mismos puntos.

La personalización del kart es otro de los aspectos de este nuevo Mario Kart que lo definen como juego. Recogiendo monedas se desbloquearán distintas partes para los bólidos, partes que hacen posible una personalización de la forma de jugar, ya sea valorando la velocidad, la aceleración o la capacidad todoterreno. A base de cambiar el chasis, las ruedas y el dispositivo de planeo (detalle que añade tridimensionalidad y estrategia a las carreras), el jugador puede buscar su mejor forma de jugar a Mario Kart 7.

Los modos de juego de Mario Kart 7 no introducen nada nuevo con respecto a otras entregas. Grand prix, con sus 4 cilindradas (50cc, 100cc, 150cc y espejo), contrarreloj y batalla por globos o monedas son las distintas modalidades a las que se puede jugar. Vemos aquí la perdida de algunos modos que existían en DS y Wii, como versus o las misiones. Pero esos detalles se acaban olvidando cuando entra en juego la principal baza del título: el modo multijugador online. Y es que Mario Kart 7 parece íntegramente pensado para el juego online. Con un simple toque a la pantalla táctil desde el menú principal, conectamos a Nintendo Network y podemos comenzar a jugar. Disponemos de tres opciones: juego mundial (con oponentes aleatorios), amigos (posibilidad de unirse a las partidas de nuestros amigos 3DS) y las comunidades. Las comunidades son grupos de jugadores que se unen para jugar con unas reglas prefijadas por la comunidad. Al crear la comunidad, se da un código a su creador que, al compartir con otros jugadores, entran a formar parte de la competición e ingresan en un ranking. Se presenta como una forma curiosa de unir a gente con gustos similares o de comunidades web, también para preparar torneos, pero la idea no está desarrollada al 100%. Algunas cosas como no poder cambiar las reglas de una comunidad una vez creada, o no poder ver en cualquier momento a todos los integrantes de una comunidad para poder agregarlos a amigos o retarlos directamente empañan un poco una experiencia que, salvo por estos detalles y algún que otro error de desconexión (puntual y nada frecuente) es magnífica.

Por último me gustaría destacar el uso que da Mario kart 7 de las características StreetPass  y SpotPass de Nintendo 3DS. A través de SpotPass se envían directamente a nuestra consola fantasmas para correr contra ellos en contrarreloj (con una posibilidad de correr contra 7 fantasmas a la vez) y algunas sugerencias de comunidades. A través de StreetPass podremos recibir fantasmas de la gente con la que nos crucemos y retarlos a carreras online.

En definitiva: Mario Kart 7 ha sabido recoger lo mejor de sus anteriores entregas y dejar de lado algunos aspectos negativos, que había añadido sobre todo en Wii. Las carreras son igual de locas, pero mucho más justas que en la consola de sobremesa y la experiencia general de juego es muy buena, sobre todo cuando se empieza a jugar online. Mario Kart 7 es uno de esos títulos imprescindibles si te gustan los piques rápidos con los amigos y es una inversión que casi nunca decepciona.

Ignacio Reinosa

Estudiante de Filosofía. Redactor en Revogamers desde 2008. Amante de los videojuegos, y de escribir sobre ellos. Videojuegos, lectura, rol, juegos de mesa y mucho más me dejan sin tiempo para nada más.

Ver todos

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tres años han pasado desde que la última entrega de Mario Kart viera la luz en Wii, y el fontanero se ha dedicado estos tres años a poner a punto su bólido. Y bien lo ha hecho, porque Mario Kart 7 viene con fuerza y quier……

  • muy buen juego me encanta, solo falla las comunidades en las que no te permite hacer nada y que no te puedes comunicar de otra forma que no sean los mensajes predefinidos.

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */