Portada » Análisis » Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots – Análisis

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots – Análisis

Por cosas de la vida, no ha sido hasta el pasado fin de semana que le pude echar el guante a una de las exclusividades más importantes que tiene PS3. Hablo, por supuesto, del broche final (hasta que Hideo Kojima dijo que iba a hacer MGS5) de Metal Gear.

No mentiré para decir que sigo los juegos de Snake desde su época de MSX, aunque jugué a los dos a posteriori, ya que descubrí la saga con el excelso Metal Gear Solid de PSX. Estrené la PS2 con el agridulce Sons of the Patriots y disfruté como un enano del último tramo de Snake Eater, aunque el resto se me hizo muy cuesta arriba (hasta la escena de la moto, más o menos).

Hace nada Hideo Kojima hizo una serie de declaraciones poniendo en jaque a la industria del videojuego, señalando la poca variedad de sagas y que se ha perdido la creatividad de los primeros años. En el pasado, también ha expresado su preocupación por el estado de los equipos japoneses, que claramente han perdido fuelle en la primera generación HD.

Habiendo jugado a los juegos principales de la saga Metal Gear y teniendo muy reciente la experiencia de Guns of the Patriots es difícil imaginar una saga más anclada en el pasado y que menos haya evolucionado que ésta.

“Video” Kojima

A ver si nos entendemos: si Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots hubiera salido en  1998 habría sido legendario. El tema es que ya salió en 1998. Se llamaba Metal Gear Solid. Y nos llegó, además, doblado al español. La única forma válida de aproximarse a Guns of the Patriots es si quieres saber cómo termina la historia de Solid Snake y su lucha contra Liquid y Los Patriots, qué pasa con Otacon, Meryl, Naomi y demás personajes que forman parte del imaginarium de la saga. Como juego, es una experiencia paupérrima.

¿Cosas que me han dejado con la boca abierta mientras “jugaba”? Que los capítulos en los que se divide el juego se instalen de forma individual. Al principio de todo veremos una larguísima instalación de juego (casi diez minutos) pero es que cada vez que terminemos un capítulo tendremos que esperar dos o tres minutos más a que se instale el siguiente episodio. ¿No se podía hacer todo de una vez? Para esto, honestamente, prefiero emplear veinte segundos en cambiar el disco.

Esto no sería tan preocupante si no fuera porque estamos ante un juego que tiene 7 horas de gameplay y más de 10 en vídeos. Esto no sólo significa que constantemente se nos interrumpe para presentarnos una cinemática, sino que éstas duran una barbaridad. A veces incluso te dan la opción de grabar ente cinemáticas. Una sobrada, lo miréis por donde lo miréis. Pero no contentos con esto hay una sección nada más terminar la introducción en la que, literalmente, andas siete pasos antes de que te salga otra cinemática. ¿De verdad era necesario introducir un momento jugable de cuatro segundos?

En los momentos en los que cogemos el pad y podemos hacer algo nos damos cuenta que el control en Guns of the Patriots es una ligerísima avolución de lo que ya pudimos ver en Snake Eater (y que ya resultaba algo ortopédico). El no-tutorial que tenemos al principio del juego es completamente incomprensible, ya que por un lado es clara la intención de irnos presentando contenidos poco a poco para que vayamos aprendiendo los detalles del juego, pero por otro lado no nos dicen cómo hacer las cosas, te tienes que ir al menú de opciones y leerte el tutorial. Pero si la intención es que nosotros nos leamos las instrucciones de juego (algo completamente loable) ¿por qué narices cada vez que cojo un arma nueva me explicas como usarla? Lo gordo del asunto es que todas las armas se controlan igual. Salvo las que tienen zoom. En ese caso no te explican cómo usarlo. Horroroso.

Se supone que tenemos que infiltrarnos sin que nos descubran, pero siempre podemos tener algún desliz. Cuando esto ocurre, el control está completamente desactualizado. Los movimientos de los personajes no son fluidos, podemos acabar fácilmente dando puñetazos al aire o siendo derribados constantemente sin posibilidad de reaccionar. Cuando nos estamos arrastrando por el suelo, más de una vez y más de dos Snake se atascará y no avanzará en la dirección que estemos pulsando. Debido a que siempre estamos buscando posturas forzadas o planos muy contrapicados para que no nos pillen, como nos encontremos con alguna situación un poco más frenética la cámara nos deja vendidos a la primera de cambio, perdiendo de vista objetivo y entorno. Teniendo que hacer encaje de bolillos para ajustarla a la vez que activamos algún objeto o emprendemos alguna acción con los botones.

Por último, mencionaré la absoluta falta de carisma de los enemigos particulares de este juego: las Beauty & The Beast. Personajes que carecen de introducción y peso en la trama, son sencillamente unos peleles que quieren cazar a Snake y que aparecen de vez en cuando para recrear los combates y los nombres de enemigos clásicos de la saga. Y encima, cuando mueren, nos cuentan por códec la historia de su vida. Esta mecánica me recordó mucho a la que usa Suda51 en sus juegos a la hora de presentarnos a los enemigos finales (Shadows of the Damned, No More Heroes…), pero donde el uno resulta descacharrante por lo estrambótico y surrealista, el otro intenta tomar en serio a una supermodelo poseída por el espíritu de un médium ruso mediante hipnosis sustitutiva que usa unas muñecas para controlar a la gente gracias a  las nanomáquinas que tienen implantadas, dándole un trasfondo trágico antes de que te dé tiempo (y sin hacer hecho ningún esfuerzo previo) de haber establecido ningún lazo con ella, ya sea empático o antipático.

Next Gen por los pelos

Visualmente no sorprende demasiado, y no es porque ya hayan pasado tres años. The Elder Scrolls IV: Oblivion y Gears of War son contemporáneos y se ven sensiblemente mejor (por mucho vídeo en 1080 que MGS4 tenga). Y, de hecho hay modelos que directamente son grimosos (habría que pegarle un tiro al encargado del diseño del mono de Drebin, que parece un gato egipcio de esos sin pelo).

Pese a lo controlado de los escenarios y que estos no son muy extensos, nos encontramos ciertas texturas planas y aparentemente poco trabajadas. El escenario de la ciudad es especialmente pobre en este aspecto, siendo una zona completamente simple, sin apenas detalle. Esta zona contrasta con la de la selva, que está llena de flores y matojos ideales para esconderse.

Sí, el juego se mueve con solvencia y sin caídas de FPS, pero es a costa de limitar horrorosamente la riqueza de los escenarios y arrancarles la personalidad.

Y ahora lo bueno

Pero es cierto que Metal Gear Solid 4 tiene ciertos valores que lo convierten en un juego a tener en cuenta dentro del catálogo de PS3.

En primer lugar es la culminación de una saga. Es el cierre a la tetralogía y eso se nota. Aunque esto pueda funcionar como barrera de entrada, ya que éste no es un juego para entrar en contacto con la saga, hay que haber jugado a los anteriores para enterarte de qué va el asunto.

La historia general cumple perfectamente su objetivo y está muy bien resuelta. Kojima ha conseguido crear su propio mundo de ciencia ficción y dotarlo de una entidad con muchísima fuerza. Mezclar las teorías conspiranoicas con clones, tecnología punta y un protagonista agotado y torturado por lo que ha hecho y lo que es, funciona. De hecho, el final del juego es el que tiene que ser, cerrando todos los cabos sueltos y no dejando lugar a secuelas (por eso mismo da rabia cuando se anuncia un MGS5).

Hay constantes homenajes a los juegos anteriores tanto en la presentación de personajes, diálogos y situaciones casi calcadas: duelo de francotiradores, carreras de motos, diálogos con enemigos finales… Es un guiño constante al aficionado.

A destacar sobre todo una escena, ya al final del juego, en la que nos debatimos a pantalla partida entre tener que superar una escena agobiante y frenética y ver lo que les va pasando al resto de personajes, cuyas vidas dependen completamente de si nosotros tenemos éxito o no. Es, sin duda alguna, lo mejor del juego y supone una nueva forma de contar algo en un videojuego. Por supuesto que lo logramos, pero completamente al límite.

El otro momento que también me encantó (y que hace referencia a otro de los trabajos de Kojima: ZOE) es una lucha épica casi al final del juego, el broche final al escenario de Mosses Island. Acción a raudales y el sueño de todos los jugadores desde que comenzamos a jugar a la saga: controlar un Metal Gear.

El apartado sonoro también es un completo lujo. Tanto por parte de los actores (David Hayter es Dios, y punto, menos cuando escribe los guiones de Watchmen o X-Men) como la banda sonora, firmada por Harry Gregson Williams (La Roca, Crónicas de Narnia…) y con temas de la propia Konami de Nobuko Toda, Shuichi Kobori y Kazuma Jinnouchi. Al ser un juego homenaje, además del tema nuevo “Old Snake” oiremos remixes de los anteriores Metal Gear, aunque se echa de menos más presencia de los temas clásicos, que eran los mejores.

Metal Gear Solid 4 es un homenaje a la saga y la forma de cerrar la historia. No es una película interactiva, como muchos dicen. No es tampoco un videojuego. Es una película muuuy larga en la que de vez en cuando podemos hacer cosas, pero que durante la mayor parte del tiempo estamos cruzados de brazos sin hacer absolutamente nada.

httpv://www.youtube.com/watch?v=oh-roZLH61c

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

8 comentarios

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por cosas de la vida, no ha sido hasta el pasado fin de semana que le pude echar el guante a una de las exclusividades más importantes que tiene PS3. Hablo, por supuesto, del broche final (hasta que Hideo Kojima dijo que iba……

  • Basicamente de acuerdo con el análisis. Cojo a nivel jugable y superado hace tiempo, con demasiada cinemática interrumpiendo el juego. A nivel gráfico no lo vi demasiado mal, pero tampoco era nada revolucionario. Lo mejor es sin duda la forma que tuvo de “cerrar” la saga de Snake, y uso las comillas porque espero que no tengan la brillante idea de recuperar a Snake en un papel protagonista para futuros juegos.

  • Decir que a mi edad al adquirir este juego (25 años por ese entonces) no había jugado nuna a un “Metal Gear”. No tuve ni PSX, ni PS2 ni GC en mi niñez, y además, no me interesé en ese juego… hasta que jugué al “Splinter Cell” en PC. Ele stilo de juego me gustó, y me interesé con la saga de Snake.

    Ya al adquirir la PS3 y poder permitirme más juegos (es lo que tiene el trabajar y tener nómina), me atrajo este “Metal Gear Solid 4”. Me preocupaba no saber la historia previa… pero sin pensarlo lo compré. Si, me perdí bastantes cosas (que gracias a la enciclopedia gratuita de la PSN, la adquisición de los cómics y del libro sobre MGS acabé entendiendo en parte), pero el juego me enganchó.

    Si, jugablemente no era la panacea (y gráficamente en su momento destacaba, pero tampoco era el súmmum), pero me tuvo enganchado hasta el final.

    Luego adquirí vía PSN el Metal Gear Solid original (PSX), y m ellevé una pequeña decepción… jugablemente para mi era peor… y por eso nunca lo terminé (aunque lo he intentado…)

    La verdad, MGS no está mal, pero la historia es buena… lo demás se puede discutir, y esta cuarta entrega tampoco se salva.

  • Sobravalorado?? posiblemente, pero no mas que otras sagas.
    Hace poco leí el análisis del Call of Duty Modern Warfare 3, otro juego que tira a una vistosidad fuera de lo común, sin añadir prácticamente nada nuevo (vamos no lo tengo pero por lo que leí quedo bastante clara la idea). A costa de que me llaméis troll, aquí pongo unos ejemplo de lo que digo: nadie dice…”oye el Moder Warfare nuevo esta sobrevalorado…es siempre lo mismo pero con mejores graficos”…”oye el assassin’s creed es siempre lo mismo solo que en lugar de una cuchilla tienes 2…y no nombremos los geniales bugs” (el assassin’s si que lo tengo todos menos el ultimo….ya me pareció demasiado) y así podría seguir un rato largo pero vamos a la conclusión.
    El Metal Gear 4 es un juego que posiblemente no sea el mejor de la saga, graficamente para su época yo lo vi perfecto (recordemos que es la primera “hornada”), claro si los comparamos con los juegos de hoy en día esta a un nivel diferente, un final lo suficientemente épico para la saga acompañado de una muy buena banda sonora, pero con ciertos defectos (si los controles no son lo mejor justamente) que ciertamente bajan un poco al calidad general del juego, pero aun así para mi, el Metal Gear Solid 4 sigue siendo muy buen juego y para nada una mediocridad ni mucho menos insulso

    Pd: si os habéis leído esta pedazo de morcilla entera os felicito XD

    • Solo voy a comentar un cosa, tanto en el análisis de CoD MW 3 que hicimos en watakshi, como el de AC Revelation, damos exactamente las mismas conclusiones que tú en ese párrafo, osea que por lo menos desde aquí, si que criticamos y bastante xD

      • Si si, lo comento, ya que fue vuestro análisis el que lei y en el que me baso, yo hablo en general y por poner 2 ejemplos de grandes sagas que no aportan nada nuevo año tras año y reciben premios, alabanzas del sector y poca veces se les dice que estan sobrevaloradas

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */