Portada » Análisis » PlayStation All-Stars Battle Royale – Análisis

Las buenas ideas están para emplearlas y PlayStation All-Stars Battle Royale sigue a una buena idea. Nintendo encontró una fórmula muy divertida hace ya más de diez años para hacer un juego de lucha: coger a todos sus personajes más representativos y ponerlos a luchar. Nintendo lo concibió como un gran homenaje a su historia, homenaje que fue creciendo con cada entrega, hasta conseguir que Masashiro Sakurai tirara la casa por la ventana en Super Smash Bros. Brawl.

El problema más grande de PlayStation All-Stars Battle Royale es precisamente que no se llega a reconciliar con su inspiración, sino que lucha contra ella constantemente. Decide que tiene que diferenciarse todo lo que pueda de Super Smash Bros. y lo hace a toda costa. No busca una identidad propia, no busca ser PlayStation All-Stars Battle Royale: busca no ser Smash Bros. Y ahí es cuando confunde al jugador y se queda corto en todos los niveles.

El ¿Legado? de Sony

Para empezar, es sorprendente ver que en un juego que busca hacer homenaje a todas las consolas PlayStation tenga casi la mitad de personajes provenientes de la actual generación de consolas y un puñado importante ni siquiera son de la propia Sony, sino de third parties. Esto también plantea muchas, muchas preguntas: ¿por qué no está Solid Snake en vez de Raiden? ¿Qué hace ahí un Big Daddy? ¿Por qué se ha escogido el diseño nuevo de Dante y no el antiguo, el que todos los aficionados de Devil May Cry conocen y quieren? ¿Por qué no hay ningún personaje de Final Fantasy, especialmente Cloud?

También llama la atención la poca cantidad de luchadores y de escenarios que hay disponibles. Estamos hablando de un juego homenaje, de un recopilatorio, un título hechos por y para fans de la compañía. Es cierto que ya hay anunciados DLC con nuevos personajes, pero la oferta inicial se antoja pequeña y, sobre todo, extraña.

PlayStation All-Stars Battle Royale

Y es que no en ningún momento sensación de que estemos ante un juego equilibrado y que forme una unidad. Por un lado tenemos los personajes más adultos, como Kratos, el mismo Dante o el payaso de Twisted Metal. Por el otro, a personajes más infantiles como Sackboy o Parappa de Rapper, con una estética radicalmente diferentes. El problema reside en que no se ha hecho ningún esfuerzo por equiparar visualmente a estos personajes. Vemos las texturas hiperrealistas de un Big Daddy con su taladro, repartiendo estopa a un Sly o a un Jack hechos de dibujos animados y no se puede evitar torcer la boca en un gesto de incomprensión, ya que parece un pegote ahí puesto.

Lo mismo ocurre con los escenarios. Todos los escenarios de PlayStation All-Stars Battle Royale están formados, como mínimo, por dos sagas diferentes. A veces, estas no pegan ni con cola. Y no es que no peguen porque no resulte graciosa, sino porque vemos los recortes y la imagen no está integrada. En el caso del ejército de patapón en los territorios de Hades llama especialmente la atención la disonancia visual, lo mismo que estar en la academia de Parappa con un Metal Gear de fondo destruyéndolo todo. No hay equilibrio y rechina todo.

Desequilibrio de plantilla

Tampoco hay demasiado acierto en el sistema de combate de PlayStation All-Stars Battle Royale. Sí, es cierto que cada personaje es diferente a los demás y que todos ellos tienen sus poderes y ataques muy representativos de sus juegos, pero el sistema de combate y la forma de contar las muertes no termina de convencer.

Sólo puedes morir y matar con los ataques especiales de por medio. Por ataques especiales vamos a entender esos que se ejecutan cuando tenemos llena la barra que nos permite hacerlos. A medida que vayamos haciendo y sufriendo daño esta barra se irá rellenando. Hay tres niveles de poderes especiales diferentes, cada uno diferente y más devastador que el anterior. Cabe decir que sólo podremos usar el poder del nivel en el que estemos. Así, si conseguimos llenar los tres niveles, únicamente podremos hacer el ataque de nivel tres, no pudiendo elegir si atacamos con alguno del nivel inferior.

Playstation All-Stars Battle Royale 01

Estos ataques, en caso de acertar, eliminarán automáticamente a los jugadores en los que impacte. Por cada enemigo que matemos, obtendremos un punto; por cada vez que nos eliminen, perderemos uno. No hay forma de caerse por los escenarios, sólo de sufrir “daño”, que se traduce en perder parte de la barra que tengamos acumulada.

Los combates, así, consisten en golpear a los rivales para llenar nuestra barra y zurrarles con los poderes especiales cuando queramos. Un personaje con la barra a nivel 3 siempre será un rival temible del que habrá que huir todo lo que se pueda, especialmente si éste tiene una pinta molona, como Kratos, que está clarísimamente descompensado.

Y es que también hay desequilibrio en cómo están hechos los personajes. Compensa cogerse a Kratos, Raiden o Dante, ya que están mucho mejor preparados y tienen más alcance y mejores poderes que los demás. Es casi como si los desarrolladores, en vez de hacer un juego en el que todos los personajes tengan su oportunidad hayan pensado que cómo era posible que Fat Princess pudiera darle una paliza a Dios de la Guerra.

Playstation All-Stars Battle Royale 02

En cualquier caso, la experiencia de juego no es del todo satisfactoria y aburre demasiado pronto. Los objetos que aparecen en los combates son muy pocos, no hay sensación de peligro dependiendo del escenario y tampoco importa demasiado evitar el daño normal, sólo el proveniente de los ataques especiales. Tampoco hay barra de vida, ni siquiera un medidor de daño: sólo los ataques especiales. No es que sea un sistema raro al que haya que acostumbrarse, es directamente un sistema que funciona al principio, pero luego aburre.

El Juego Cross

Eso sí, hay que reconocer que en tema de online y de crear una experiencia de juego integradora entre PS Vita y PS3, PlayStation All-Stars Battle Royale cumple con matrícula de honor.

El juego online fluye de maravilla y se puede usar PS Vita como mando y como pantalla, aunque cuando se aleja mucho la imagen no resulta demasiado útil. Eso sí, ambos juegos usan una única partida guardada, así que podremos seguir desbloqueando cosas fuera de casa o continuar la partida que estábamos echando en el metro en nuestra casa. Por último, la posibilidad para los usuarios de PS3 de descargarse gratis la versión de PS Vita en lo que se llama Cross Buy. Un acierto total.

Playstation-All-Stars-Battle-Royale-03

Entre esto y que PlayStation All-Stars Battle Royale sí trae una experiencia online satisfactoria, tenemos que el flojísimo modo historia (con disparidad en el doblaje ya que hay personajes que no cuentan ni siquiera con subtítulos, como Dante) se suple con un modo online competitivo.

Conclusión

PlayStation All-Stars Battle Royale ha pillado el tono, pero aún le queda mucho para ser una melodía en condiciones. Está lleno de disonancias y disparidades y su sistema de combate peca de repetitivo, por culpa de las malas decisiones en el desarrollo. Se queda corto de personajes y escenarios, de música, peca de irregularidad en el diseño y desequilibrios importantes entre los personajes (siempre favoreciendo a los que tienen pinta de malotes).

PlayStation All-Stars Battle Royale tiene muchas buenas ideas, pero no se ha conseguido que funcionen juntas y que sea un juego divertido pasadas unas cuantas horas de machacar botones.

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */