Portada » Análisis » World of Warcraft: Mists of Pandaria – Análisis

Mists-of-Pandaria 02

Con Mists of Pandaria he llegado a una dura conclusión. El World of Warcraft al que jugaba hace seis años, ese en el que tardabas un par de meses en subir a un personaje, ese que te obligaba a esforzarte para conseguir las cosas, con el que podías estarte una tarde entera para hacerte una instance; ese World of Warcraft ha muerto.

En realidad murió hace mucho tiempo, desde Wrath of the Lich King ya no fue lo mismo, pero Mists of Pandaria es, además, la muerte de la épica y la sensación de que estabas viviendo en un mundo increíble, lleno de historias.

Cuando se habla de aspecto visual y artístico, Blizzard sigue siendo una de las mejores desarrolladoras del mundo. La antigua China es la inspiración de Mists of Pandaria y tenemos gran cantidad de nuevos modelos. Desde los edificios, hasta los árboles, nuevas criaturas y, por supuesto, los pandaren.

Mists of Pandaria

El problema es el tono que se ha empleado con la nueva raza y la nueva historia. Los Pandaren son un pueblo de campesinos simplones que sólo se preocupan por tener un barril de cerveza al lado. Parece que no quedaban grandes historias para contar en World of Warcraft (¿dónde han quedado El Sueño Esmeralda y Sargeras?) y han tenido que meter a una raza que ha permanecido alejada de todos los problemas de Azeroth hasta ahora. Justo después de liquidar a Alamuerte, nuestros héroes tienen que recoger zanahorias gigantes para un panda de dos metros que quiere hacerse un puchero. Porque hay que salvar el mundo.

El tono de Mists of Pandaria es mucho más relajado, de comedia. El resultado es que no tienes la sensación de estar viviendo una aventura épica. Nada de lo que ocurre en esta nueva tierra cala en el jugador, que lo único que quiere es llegar lo más deprisa posible a nivel 90 para comenzar a hacer heroicas y raids.

Un paseo militar

El problema es cuando comienzas a hacer las primeras heroicas. Uno se acuerda de cuando había que ir con cuidado. El tanque marcaba y cada uno tenía su papel. Este se stunea, este se ovejea, se cortan los casteos (perdón por el lenguaje técnico)… En Mists of Pandaria se vuelve a la peor época del WoW, esa en la que el tanque se tiraba a lo bonzo (o directamente comienza un dps con prisa, que tampoco pasa nada) se coge al grupo entero de enemigos y se acaba con ellos a saco. Media hora de mamporros, tres jefes que podrían tener el diseño de un saco de boxeo (para lo que hacen) y para casa con la sensación de que los pandaren no necesitaban héroes para nada y que son una raza de inútiles.

Es cierto, en Mists of Pandaria hay logros y la posibilidad de hacerse los modos de desafío, con medallas y mejores recompensas. Se supone que la dificultad está ahora en estos tipos de retos, pero ¿qué hay del jugador que quiere retos desde el primer momento y no del que quiere sentirse desafíado después de llevar 4 meses haciéndose las mismas mazmorras todos los días?

No hay emoción de pérdida o sensación de peligro en ningún momento. Es demasiado fácil y eso implica poca satisfacción a la hora de conseguir los objetivos que tienen que ver para la historia.

Coger a un personaje con el que has vivido de todo a lo largo de los años y ver en lo que han convertido su desarrollo tampoco es plato de fácil digestión. Se ha simplificado el juego hasta puntos realmente absurdos. Se han eliminado prácticamente todos los talentos, dejando la sensación de subida de nivel bastante diluida y las nuevas habilidades de los personajes tampoco son nada del otro mundo, quedando muy alejadas de la rotación habitual de las clases y quedando más para momentos puntuales, al menos en el caso de los guerreros, que es la clase con la hemos probado el juego. La última de las grandes novedades, la lucha de mascotas, está tan alejada del concepto del WoW, es más tipo Pokémon, que parece un chiste.

La nueva clase, el monje, está diseñada para arrasar con todo lo que tenga por delante. Al igual que ocurrió con el Caballero de la Muerte en la lejana y añorada Burning Crusade, tenemos una clase que no tiene quién la tosa y arrasa por donde va como un cuchillo caliente cortando mantequilla. Habrá que esperar a los primeros parches a que metan los “nerfeos” de turno, pero ya estamos acostumbrados a las rotaciones de clases predominantes de Blizzard.

Mists of Pandaria tiene cosas buenas, pero ha cambiado totalmente el rumbo de World of Warcraft y está enfocada a un tipo de jugador muy concreto: el que nunca antes había jugado.

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

7 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No he jugado al pandarian. Pero eso si, lo talentos ya los estropearon en Cataclysm haciendo su reparto demasiado sencillo. Para Pandaria no encuentro explicacion logica de tal cambiazo en el sistema de los talentos. Y bueno, lo de las batallas de las pets tambien es degradante para el ambiente de WoW.

  • Toda la razon, yo aun no me la he comprado y la verdad esque tu critica me parece fantastica, por el simple hecho que eres un perfil de jugador parecido a mi, yo llevo 6 años jugando, y en cuando entro la woltk me e ido tomando unos meses de descanso.
    Yo también hecho de menos el WOW normal o the burning crusader, a partir de ahi cada vez a ido empeorando y hasta aqui hemos llegado. Tengo “mono” de jugar al WOW, pero no al que hay ahora, sino al que tu antes has hecho referencia: para ganar un epico tenias que estar horas, dias, semanas y incluso meses viciando.
    Como bien tu has dicho el wow de ahor estahecho para gente que entre nueva, pero no es lo mismo y como no vuelvan atras (cosa imposible y improbable) nunca lo volvera a ser.
    Dicho esto dudo que prueve la pandarian despues de leer esta magnifica critica.
    Muchas grácias

  • Hola, gracias por esta crítica tan objetiva :)
    Yo también soy de los que todavía no se han comprado ésta nueva expansión.. En principio no lo hice por que la estética de Kung Fu Panda no me parecía prometedora en absoluto. Pero ahora que ha pasado un tiempo, me ha entrado curiosidad de saber si al final había resultado que era una pedazo de novedad y tal. Ahora, ya sé que no, gracias a tí. Personalmente, yo cuando leveaba todavía estaba el BC, pero para cuando llegué al 80 ya estaba wotlk, y no me decepcionó en absoluto.
    Estoy de acuerdo en que a ésta nueva expansión le falta una temática más trascendental, no entiendo cómo han pensado los muchachos de Blizzard que iban a vender más con esto, pero qué le vamos a hacer..

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */