Portada » Análisis » Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate – Análisis

Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate – Análisis

Hace una semana os hablé de cómo MercurySteam dio su reinicio personal a la saga Castlevania con Lords of Shadow. Ahora, ese universo argumental crece en tamaño y en coherencia con la nueva entrega de la saga para Nintendo 3DS, Mirror of Fate. En esta secuela llegan a transcurrir más de 50 años, lanzándonos a través del tiempo para conocer al clan Belmont y la importancia de este linaje en la tarea de destruir a Dracula. Con 3 personajes jugables (y uno adicional que se emplea sólo durante el tutorial) como foco principal, se puede ver la historia de la lucha contra el Príncipe de las tinieblas desde distintos puntos de vista, con todas sus luces y sus sombras. La trama se desarrolla cronológicamente a la inversa, comenzando por el final para dejarnos justo al inicio de los acontecimientos, dándonos de manera gradual más información sobre los distintos personajes y sus circunstancias, así como llegando a conocer a Dracula de una manera más personal, dotando al monstruo de una humanidad que como aficionado a la saga agradezco. Y es que en ciertos momentos querrás ponerte del lado del vampiro, aunque para eso ya llegará Lords of Shadow 2. En resumen: la historia del juego nos presenta una trama muy interesante, que toma coherencia con el anterior juego, ampliando el universo del Castlevania de MercurySteam. Cierto es que en algunos aspectos la historia es predecible, pero también tiene sus sorpresas, y está tan bien contado que no importa que sepamos lo que va a ocurrir.

mof1

Mirror of Fate es un título de desarrollo lateral en dos dimensiones que es complicado de catalogar en un género. Al igual que su predecesor, a pesar de tener una jugabilidad fuertemente centrada en el combate, también existen tanto puzles como secciones plataformeras, así como el añadido de un mínimo elemento de exploración inspirado en el estilo “Metroidvania”. Los combates se han trasladado muy bien a las 2D en las que transcurre el juego, con una mecánica muy sencilla basada en ataques fuertes y en área, que se pueden combinar para realizar combos que se irán aprendiendo de manera progresiva mientras se sube de nivel. Es un auténtico gustazo sentirse todo un Belmont esgrimiendo la Cruz de Combate contra grupos de 4 o 5 enemigos a la vez mientras se emplean los combos avanzados. Quizá la dificultad peca de algo sencilla, incluso en su modo extremo, ya que lo único que modifica es la cantidad de daño que nos infringen los enemigos.

En una estructura basada en tres actos podremos conocer a otro de los grandes protagonistas del juego: el propio castillo de Dracula. Y es que como a lo largo del juego visitaremos la residencia del vampiro a lo largo de distintas épocas podremos verlo en diferentes estados de conservación, así como visitar las mismas estancias en etapas temporales distintas. El castillo está maquetado en forma de pequeñas secciones interconectadas entre sí, cada una con sus enemigos característicos (que a la larga acaban pareciendo pocos, en honor a la verdad). El desarrollo de los tres actos es bastante lineal, y sólo permitirá separarse del camino marcado lo justo para conseguir los distintos secretos que abundan en el castillo, que pueden ser mejoras de vida, de magia, mayor cantidad de armas secundarias o pergaminos de caballeros que aportan experiencia y amplían el ambiente del juego con sus historias sobre el castillo o Dracula.

Cada acto está estructurado de una manera muy similar. Comenzamos con un nuevo personaje sin ningún arma secundaria, y se avanza para obtener cada uno de los cuatro poderes exclusivos de cada personaje. Una vez el Belmont correspondiente tenga todos sus poderes, es el momento de revisitar las distintas secciones en busca de todos esos lugares inaccesibles (que podremos marcar en el mapa con anotaciones) en los que espera una mejora de vida o magia. Una vez recolectados los coleccionables, es hora de continuar avanzando hasta el final del capítulo. Es cierto que el juego puede pecar de lineal, pero sus combates adictivos y la composición general del mundo en forma de diorama interactivo (entraré en ese asunto más adelante), así como la espectacularidad de los jefes finales o de los Quick Time Event hacen que el juego sea totalmente llevadero y muy satisfactorio, tanto para fans de Castlevania como para cualquier aficionado a los juegos de acción.

mof2

En cuanto a los aspectos técnicos, hay que decir que Mirror of Fate es una clara muestra de las aplicaciones que puede tener el 3D a la hora de plantearse en un videojuego. No hablo de un efecto que hace bonito y se queda como una anécdota más, hablo de un elemento muy importante en a nivel de jugabilidad, que presenta el castillo de Dracula como no se le había visto hasta ahora en una portátil. La sensación general de juego es la de estar mirando un pequeño diorama o una maqueta, de la que formamos parte y con la que podemos interactuar. El montaje general acentúa estos efectos de brillantez en 3D con planos en los que la cámara se ubica de manera diferente para presentar la acción o los QTE de una manera espectacular. Podría decir que debería considerarse un crimen jugar Mirror of Fate con el 3D desactivado. A nivel sonoro, la música ambiental creada por Oscar Araujo sumerge aún más en el ambiente de juego, siendo en el aspecto de los efectos de sonido en el único en el que el juego flaquea. Por cierto, muy recomendable jugar con auriculares, una forma más de aumentar esa experiencia Castlevania.

mof4

En resumidas cuentas: Mirror of Fate es un título de acción con elementos de plataformas y puzle, con un variado sistema de combos creciente a través de niveles de experiencia, una rica variedad de movimientos de ejecución, que cambian con cada personaje, batallas contra jefes finales cada una con su propio estilo, QTE espectaculares, una composición y montaje de cámara y música sublime, una historia que da forma al universo creado en Lords of Shadow, presentando nuevos personajes y aportando carácter a los ya conocidos, un modelo narrativo y unas cinemáticas que atrapan al jugador y un castillo que el jugador querrá explorar más de una vez. El título se puede completar en unas 12 horas al 100%, aunque su valor de rejugabilidad es bastante alto, gracias al modo de dificultad secreto desbloqueable. No es un Metroidvania, tampoco es un Castlevania clásico de plataformas, es el nuevo Castlevania, el modelo de MercurySteam, y como tal lo juzgaremos. Si eres aficionado al género de acción/aventura, te dejará muy satisfecho por su ejecución y atmósfera. Si eres un fan (que no purista) de Castlevania, estás ante un auténtico imprescindible en Nintendo 3DS.

Ignacio Reinosa

Estudiante de Filosofía. Redactor en Revogamers desde 2008. Amante de los videojuegos, y de escribir sobre ellos. Videojuegos, lectura, rol, juegos de mesa y mucho más me dejan sin tiempo para nada más.

Ver todos

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */