Portada » Análisis » Diablo III – Análisis

Diablo III – Análisis

Diablo III es la vuelta de una de las sagas de juegos de ordenador más laureadas y jugadas. No hay que olvidar que, pese a que han pasado más de diez años desde la salida de Diablo II, la gente seguía jugando al título con regularidad. Es la magia de Blizzard, crear mecánicas de juego adictivas de las que nunca te cansas. Pero, ¿qué tal le han sentado los años a Diablo? ¿La fórmula sigue funcionando? Pues sí y no.

Un lavado de cara

Técnicamente el juego ha mejorado notablemente. Que quede claro que no estamos ante ningún portento visual, sino ante un juego muy bien hecho. Blizzard siempre ha destacado más por departamento artístico que por usar la última tecnología (excepto en las cinemáticas, que, como siempre, son los mejores del mundo) y eso se nota. Prima el que el mayor número de equipos pueda moverlo y no tendréis ningún problema en jugarlo al máximo incluso con un equipo que ya tenga cuatro o cinco años.

Sí se puede criticar algo la elección de la atmósfera que sigue Diablo III, mucho más ligera y colorida que entregas anteriores. Diablo siempre ha sido una especie de bajada a los infiernos, mostrando monstruos grotescos y crudeza en los escenarios. Ahora todo se ha cubierto de una pátina para todos los públicos y no es tan oscuro ni tétrico, eliminando el agobio que se podía experimentar puntualmente.

En lo que han ganado los escenarios es en interactividad. Ahora nuestros golpes tendrán efecto en ciertas zonas, pudiendo destruir partes del escenario, derribando paredes encima de nuestros enemigos, rompiendo mobiliario y teniendo que esquivar trampas en el suelo. Ahora, más que nunca, hay que vigilar por dónde pisas.

Pero con la tecnología viene un problema enorme, y es el juego online. Y no nos referimos al unirte a unos amigos o a una partida abierta, que está muy bien, sino cuando queremos jugar en solitario para conseguir más oro o, para qué negarlo, la mayoría de la gente no tiene ni idea de jugar y te desesperas. Blizzard, arguyendo que es para facilitar el juego online en cualquier momento, ha metido un DRM en toda regla obligando a estar permanentemente conectados a internet.

Así que preparáos para sufrir lag, desconexiones de partida, colas de entrada y mantenimiento de servidores incluso cuando queráis jugar vosotros solos. Ole Blizzard.

Las clases

Cinco clases en total para jugar es la oferta que Diablo III propone. El Hechicero y el Bárbaro son herederos directos de sus versiones de Diablo II. La gran incorporación es la del Cazador de Demonios, la evolución de la Amazona, y sus dobles ballestas. El Monje, parecido a la Asesina, con combos, está resultando ser el más popular de los primeros momentos de vida del juego, no se sabe si por su mecánica (que personalmente me pareció aburrida) o porque es la clase más poderosa en este momento. Por último, el inexplicable Doctor Brujo, una versión extraña del Nigromante, que parece que no le gusta a nadie y que no me duró más de dos horas hasta abandonarlo, por lento y porque estéticamente tira para atrás una barbaridad (es Dalshim paseando un muñeco vudú).

Se acabó el elegir estadísticas al subir de nivel y en desarrollar árboles de talento. Ahora las subidas son automáticas. El resultado final es que, cuando lleguemos a nivel 60 (el máximo) tendremos a nuestra disposición todos los poderes y las runas de nuestro personaje. La clave radica en que estos están divididos en seis secciones y sólo podemos tener un poder activo en cada sección, así que tendremos que hacernos nuestra propia barra de habilidades que se adaptará a nuestra forma de juego y a las situaciones a las que nos enfrentemos. Cada poder, además, puede ser modificado por una serie de runas, que lo cambian, haciendo más daño, teniendo un radio de alcance mayor, costando menos hacerlas o alterando el elemento con el que actúan. Estas runas no sólo modifican el efecto del hechizo, sino que además cambia la forma de presentarlos en pantalla con otros colores u efectos visuales. Además, estos cambios de runas y de hechizos los podemos hacer cuando queramos y el cambio es instantáneo, por lo que siempre estaremos en disposición de abordar un enfrentamiento de la forma más adecuada. .. ¿verdad?

El contenido High End

Diablo se retroalimenta del World of Warcraft y esto se nota en muchas cosas. La fundamental es que los niveles de dificultad Normal, Pesadilla e Infierno (más o menos lo que tardas en llegar a nivel 60) sólo sirven para que te prepares para el verdadero reto: Averno.

Entonces llega el momento, cuando tienes todas las habilidades a tu disposición, cuando se supone que ya sabes cómo jugar, de centrarte en mejorar el equipo para batir el juego en su dificultad máxima.

Sí, hablamos de una dificultad en la que un encuentro élite puede hacer que muráis treinta veces y los bichos se regeneren si tardáis mucho o entren en modo rabia, soltando guarrazos que te quitan el doble de puntos de vida que tiene tu personaje. Hablamos de que un miniboss puede tener 14 millones de puntos de vida y tú vayas quitando de 30.000 en 30.000. La única forma de mejorar pasa por tener mejor equipo y aquí es cuando Diablo III se muestra como una trampa diseñada por y exclusivamente para la Casa de Subastas.

Subastas por Dinero Real

La Casa de Subastas es un lugar, heredado del World of Warcraft, en el que cualquiera puede poner un objeto para que lo compren el resto de jugadores. Dado que el porcentaje de que te caiga un objeto que le vaya bien a tu personaje es muy baja, dada la variabilidad del sistema de creación aleatoria de objetos de Diablo, a priori parece una buena idea. Aquí entra la segunda jugada de Blizzard. La Subasta con dinero real.

Y es que puedes vender los objetos no sólo por dinero del juego, sino por euros contantes y sonantes vía Paypal. ¿Dónde está el truco? En que Blizzard cobra comisión por cada objeto que vendas en subasta.

Es cierto que puedes intentar que te caigan los objetos y tener suerte para seguir avanzando. Para eso han puesto un bonus especial cada vez que matas a un élite azul o amarillo (de los aleatorios, no los del modo historia) que te da un mayor porcentaje de que caigan objetos mágicos y oro. Un bonus que se acumula hasta cinco veces y se renueva cada vez que un elite muere. Un bonus que desaparece en el momento en el que metes algún cambio a tu barra de poderes. Así pues, si te atascas en una zona, tienes que elegir entre avanzar perdiendo el bonus (lo que no es válido si estás farmeando oro y objetos) o dejar la partida porque es imposible seguir avanzando.

Así pues, tenemos un videojuego no diseñado para que el jugador tenga retos y juegue, sino uno montado alrededor de la Casa de Subastas. Lógicamente, los objetos buenos estarán en la de Dinero Real, ya que, ¿por qué vender un anillo con unas estadísticas increíbles por 12 millones de piezas de oro pudiendo cobrar 150€ (menos el 15% de comisión de Blizzard, claro está)?

Así pues, o juegas cientos de horas (literal) para conseguir oro o la suerte de que te caiga un objeto que merezca la pena y te mejore o pasas la tarjeta de crédito y te gastas el sueldo de un mes para pasarte un videojuego. Estoy seguro que habrá alguien que lo hará.

Diablo III análisis

Conclusión

Diablo ha dejado de ser Diablo, tanto en ambientación y diseño. Está bien los primeros niveles, pero el contenido final, el de los retos y el modo de dificultad Averno, está pensado para pasar horas y horas farmeando o que te gastes dinero real en la casa de subastas.

Si tienes suerte y te cae un buen objeto, puede que incluso recuperes lo que te costó el juego, e incluso que ganes dinero, pero encuentro bastante ruin diseñar un juego pensando en las comisiones de una casa de subastas en vez de centrarse en la experiencia de juego y que el jugador supere retos por habilidad, no por tener unos objetos increíbles. Llamadme iluso si queréis.

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

5 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • Yo creo que el autor del análisis a sido bastante imparcial, a puesto los pros y los contras, y no ha estado criticando el juego a mansalva. Si a ti no te parece bien, pues vale por ti, pero tu opinión personal no es una verdad universal.

      Respeta a la gente y se te respetara, y por favor, revisa ortografía, que si obviamos los localismos de sudamerica aun tienes unas faltas extremadamente graves lo cual dice muchas cosas de ti, y ninguna buena.

      Ale, con Dios…

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Diablo III es la vuelta de una de las sagas de juegos de ordenador más laureadas y jugadas. No hay que olvidar que, pese a que han pasado más de diez años desde la salida de Diablo II, la gente seguía jugando al título c……

  • Que quieras que te diga, yo sigo viendo un Diablo, con otro estilo artístico y otra forma de subir nivel pero que sigue manteniendo el espíritu y el vicio.

    A mí también me pareció raro lo de las habilidades, pero que quieras que te diga, me parece muuuucho más dinámico. Ya no perderás horas probando cosas, no llegarás a Diablo y te encontrarás con que lo que has elegido no sirve para nada, no tendrás que hacerte chorricientos personajes para probar otros caminos… Quizás lo único que no me guste sea el que no te dejen elegir en que distribuir los puntos de vitalidad, fuerza.. y que solo los puedas cambiar con los objetos.

    El estilo artistico se nota que ha sido influenciado por el Wow y echo de menos esa “goticidad” y oscuridad de los anteriores. Aun así tengo que decir que en conjunto queda bonito y que el diseño de Diablo, Azmodan, Reina Araneae, los ángeles, etc me ha gustado mucho.

    La unica pega que estoy viendo es la dificultad, que es muuuuy facil. Creo que el Normal de Diablo 2 era un poco más difícil que el nivel Pesadilla de Diablo 3. Por lo menos con el Monje es lo que me parece. Además sueltan gemas cada dos por tres, cuando antes costaba más conseguirlas. Incluso me ha caído un épico en la primera partida O_o

    En fin, no ha seguido una senda continuista de D2 (si lo hubiera hecho seguro que lo estarías criticando =P) pero a mi me está gustando mucho y auguro muchas horas de vicio.

    P.D. Mención especial a las cinemáticas entre actos, espectaculares.

  • […] Diablo III podría tener su primera ampliación más cerca que nunca, o al menos eso se podría intuir gracias a la página web con la que Blizzard ha tanteado a los aficionados. En ella se puede leer Reaper of Souls asociada con el universo Diablo, además de una frase sacada supuestamente del libro de Tyrael: “La Muerte, al final, extiende sus alas sobre todo”. […]

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */