Portada » Análisis » Fire Emblem Awakening – Análisis

Fire Emblem Awakening – Análisis

Fire Emblem es una saga muy arraigada para Nintendo, pero nunca ha conseguido despegar o alcanzar el éxito masivo, teniendo una base de jugadores potente, pero siendo incapaz de abrirse totalmente al público. Se ha debatido acerca de los motivos de esta coyuntura. Algunas de estas razones son la promoción de un género que a priori no se muestra tan dispuesto a aunar a la masa de jugadores. Otro de los motivos es la dificultad de los distintos juegos de la saga, que en algunos momentos roza la infame. La principal premisa de este análisis es demostrar que se ha superado esta situación, y que este es el Fire Emblem llamado a triunfar de una vez por todas.

 

Sigue siendo Fire Emblem

Los conceptos básicos de Awakening son los mismos que los de cualquier otro juego de la saga Fire Emblem, introduciendo cambios sutiles propios de la evolución de la franquicia. El jugador toma el control de un grupo creciente (hasta cierto punto) de guerreros con el objetivo de hacer frente a todas las batallas que se presenten (con distintos objetivos, a saber derrota total del enemigo, acabar con su líder o defender cierto punto o personaje durante un número de turnos).

El ritmo de juego está marcado por dos ciclos importantes: el mapa del mundo, y las batallas. Desde el mapamundi se puede acceder a cada uno de los capítulos disponibles, así como realizar todas las acciones preparatorias para la batalla, como administrar el inventario de cada personaje, o acudir a las tiendas para pertrecharse. También se puede potenciar la afinidad de las unidades mediante las conversaciones de apoyo (que han mejorado con respecto a otros FE, pudiendo ahora tener cada personaje cuantas quiera, en vez de limitarse a 5).

fe3

Una vez realizadas todas las tareas de preparación (puede sonar tedioso, pero el ritmo de juego las hace realmente entretenidas y estratégicas) llega el momento del campo de batalla. En cada uno de los capítulos se podrán desplegar distinto número de unidades, y será necesario plantearse de antemano la estrategia para saber qué guerreros combatirán mejor en el terreno. Ya en la batalla, están presentes todos los elementos característicos de Fire Emblem: terrenos con defensa cambiante, triángulo de las armas, refuerzos enemigos… En la mecánica de juego no hay cambios suficientes para que un aficionado se encuentre ante un título desconocido, aunque la experiencia se ha pulido. Si esto es así ¿qué ha cambiado para hacer de este Fire Emblem el mejor hasta la fecha?

 

El poder de la personalización

En Fire Emblem: Awakening el jugador tiene el control total sobre cómo quiere ajustar su experiencia de juego, y este es el cambio más influyente en la tónica de la saga. Desde el mismo principio del juego, el usuario puede elegir entre tres dificultades diferentes, y dos modalidades de juego, la clásica (donde la muerte de los personajes es permanente) y otra más moderada (en la que las unidades muertas volverán al acabar la batalla). Cierto es que la dificultad o modalidad no pueden cambiarse durante el transcurso de la partida, pero el simple hecho de tener tantas posibilidades de combinatoria da al jugador un poder sobre su experiencia que antes no tenía. La capacidad de personalizar en este aspecto es total, y cada jugador puede amoldar el juego a lo que quiere extraer de él.

Dentro del juego también hay factores que hacen sentir al jugador como el creador al control total de las circunstancias. La posibilidad de personalizar a cada uno de los personajes es muy grande, pudiendo cambiar las clases de los distintos héroes para buscar aquellos arquetipos que el jugador emplea más en sus estrategias. Esto se complementa con los apoyos y relaciones entre personajes, pudiendo crear el jugador su grupo de héroes que se compenetre a la perfección, con esos personajes que interesen más al usuario por estadísticas, por aspecto, clase o carisma narrativo.

fe2

En definitiva, el jugador se siente al control del juego en un 100%. Queda atrás esa sensación frustrante cuando el juego alcanzaba un pico de dificultad que hacía sufrir de más. Ahora, la frustración al fracasar está muy bien medida, y aunque el título sigue siendo inmisericorde con los errores de estrategia, la posibilidad de que cada jugador amolde la dificultad a su forma de ser hará que los fallos y fracasos afiancen más el vínculo entre juego y jugador, en lugar de frustrar al último y hacer que abandone el título.

 

Un espectáculo para los sentidos

Más allá de cómo se siente jugar a Fire Emblem: Awakening, en este apartado quiero destacar cómo se siente un jugador mientras el juego se despliega ante él. Y es que Awakening incorpora algunos elementos narrativos a la ya de por sí interesante y atractiva historia que hace que tener el título insertado en la 3DS sea de por sí un espectáculo. Con un modelo narrativo consistente, basado en pequeñas cinemáticas con el motor del juego, combinadas con unas potentísimas escenas de vídeo al más puro estilo anime dobladas al 100% (el jugador podrá elegir si quiere oír las voces en inglés o en japonés), hace que disfrutar de la historia de este juego sea alto totalmente intuitivo y sencillo.

fe1

La combinación de elementos visuales y sonoros, así como el carisma natural de la historia y de sus personajes, cada cual con su carácter guiado por arquetipos que los hacen totalmente entrañables como grupo, unido al contraste de elementos 3D en los mapas con sprites en 2D que parecen dibujados a mano generan una sensación apabullante en el campo de batalla, como si se observara desde una vista cenital el combate entre figuritas. Cierto es que hay algunos detalles extraños o inexplicables, como por ejemplo la ausencia de pies en los modelados 3D de los personajes, aunque son trabas menores a las que el jugador se acostumbra en nada. Y es que Fire Emblem: Awakening sabe atenuar y minimizar esos fallos con una experiencia sublime que es un espectáculo para los sentidos.

 

Conclusiones

Fire Emblem: Awakening mantiene intacta la esencia que ha caracterizado a la franquicia, pero a su vez genera una serie de nuevos elementos que ayuda a aquellos jugadores más inexpertos o indecisos a lanzarse a jugar Fire Emblem. La presentación general del título, con su modelo de cinemáticas y combates, así como la posibilidad del jugador de no estar a merced de una dificultad excesiva o autoritaria hace de Awakening el mejor Fire Emblem hasta la fecha. Es bonito de ver, emocionante e intuitivo de jugar, con la sensación de que se tiene el control total sobre una experiencia que irá en aumento conforme se avance hasta implicar al jugador al 100% con los personajes y la historia. El Fire Emblem definitivo, y uno de los mejores títulos que se pueden adquirir hoy día para Nintendo 3DS. Si eres un jugador novato, no pierdas opción de visitar nuestro tutorial para principiantes para hacerte a la mecánica de juego de una manera más rápida.

Ignacio Reinosa

Estudiante de Filosofía. Redactor en Revogamers desde 2008. Amante de los videojuegos, y de escribir sobre ellos. Videojuegos, lectura, rol, juegos de mesa y mucho más me dejan sin tiempo para nada más.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */