Portada » Análisis » Mass Effect 3 – Análisis

Mass Effect 3 – Análisis

Antecedentes

Mass Effect 3 se ha convertido por derecho propio en una de las sagas más importantes que ha visto nacer esta generación, puede que la que más. Posiblemente su valor principal haya sido la capacidad de ofrecer un mundo interesante habitado por razas extraordinariamente bien construidas y con personalidad propia. Una primera parte espectacular que te ofrecía este mundo y la posibilidad de explorarlo encarnando al (o la) Comandante Shepard, el primer Espectro humano de la Ciudadela. Una historia que pronto se convertiría en una verdadera ópera espacial y en la que nos tendríamos que enfrentar a los Segadores, una raza de gigantescas formas de vida sintéticas que sumen a la galaxia cada 50.000 en una vorágine de destrucción de vida orgánica.

Mass Effect dio lugar a una segunda parte que, si bien pulía todos los defectos jugables de la primera, con un sistema de combate muy mejorado y unos combates más dinámicos que bebían mucho de Gears of War, dejó bastante que desear en cuanto a la historia, ya que se convirtió en un juego-puente, claramente orientado a una tercera parte.

Y por fin tenemos entre manos la tercera parte de Mass Effect. La conclusión a la invasión de los Segadores. Hay muchas esperanzas puestas en este título: ¿será tan divertido de jugar como los anteriores? ¿Qué personajes nos encontraremos? ¿Cómo haremos frente a los Segadores? ¿Qué ocurrirá con El Hombre Ilusorio y con Cerberus?

Tus decisiones cuentan

Una de las cosas más impresionantes de Mass Effect 3 es que si has jugado a los dos primeros títulos, puedes importar la partida y conservar muchas de las decisiones que tomaste en ella: ¿Salvaste a la reina Rachni? ¿Murió alguien de tu tripulación? ¿Comenzaste alguna relación amorosa? ¿Destruiste la nave de los Recolectores? Todas estas decisiones tendrán su repercusión en el desarrollo de Mass Effect 3.

En cierto sentido, no hay dos partidas de Mass Effect iguales. Hay decenas de decisiones que marcarán el desarrollo de esta tercera parte. Pueden aparecer unos u otros personajes, los diálogos variarán y puede ocurrir que Tali (la simpática quariana) haya muerto, o que el fallecido sea Wrex. Puede que Miranda quiera continuar la relación afectiva que teníamos, o puede que decidamos salir del armario y confesar nuestra homosexualidad: todo vale.

Jugabilidad mejorada

El sistema de combate se ha terminado de pulir y ahora es ligeramente más dinámico y con mucha más importancia del combate cuerpo a cuerpo. Además, se han revisado las clases y sus poderes, lo que es muy importante ya que no empezamos desde cero, ya que Shepard ya es un veterano de guerra con cierta experiencia. Nada más empezar tendremos a un personaje con gran cantidad de poderes y habilidades. También podremos modificar las armas con añadidos y mejorarlas en La Normandía, nuestra nave espacial. No es tan abrumador y lioso como en la primera parte ni tan esquemático como en la segunda: un buen punto intermedio.

Los escenarios ahora son más interactivos y ocurrirán cosas que los modifiquen, aunque siempre en aras de la narración: pasillos que se derrumban, naves que se cruzan siendo atacadas, segadores masacrando a diestro y siniestro… Todos los escenarios en los que combatimos son completamente pasilleros y no hay manera de perderse dando vueltas. Los enfrentamientos con los enemigos son muy claros y sencillos y cada uno tiene una forma concreta de ser derrotado, utilizando las diversas habilidades de nuestro equipo para menguar sus defensas y derrotarlos.

Más acción, menos Rol

Pero aquí es donde se acaba la perfección del punto intermedio, que decía Aristóteles era donde se encontraba el equilibrio y la virtud. Mass Effec 3 es mucho más parecido a Mass Effect 2 de lo que debería, y eso se resiente en su faceta rolera. Se han reducido de forma drástica las conversaciones que tenemos con la gente de nuestra tripulación, la mayoría de las misiones secundarias nos las dan pasando cerca de una conversación y adquiriendo el objetivo por ciencia infusa, yendo al planeta X de tal sistema y obteniendo un objeto de su superficie usando las sondas. Las pocas misiones secundarias en las que trabamos combate en tierra firme siempre están relacionadas con uno de nuestros antiguos compañeros o bien con uno de los mapas del multijugador.

Mientras corremos por la Normandía, nos damos cuenta de multitud de pequeños fallos que nos hacen pensar que en tal habitación debía de haber alguien para hablar con nosotros, y que sin embargo no aparece. De la misma forma, hay conversaciones para profundizar en la relación de Shepard con la tripulación (conversaciones importantes) que carecen de su propia animación y se convierten en textos sobreimpresionados y dialogados que podemos dejar de lado si salimos de la habitación. Te queda la sensación de que hay algo inacabado.

La historia enlaza bien con el primer juego (el segundo es mera comparsa y aparentemente sólo valió para introducir a Mordin y a Cerberus) y comienza de una forma bastante espectacular, pero se desinfla a la primera de cambio. El guionista han tenido que inventarse un deus ex machina para poder acabar con la amenaza segadora y, en segundo lugar, tenemos que aglutinar a todas las fuerzas de la galaxia, que parece que están muy poco preocupadas por la amenaza segadora. Que sí, que nos van a matar a todos, pero aparentemente a la humanidad es a la única a la que le preocupa, por lo menos hasta el 80% del juego completado.

Así pues, en medio del ataque segador a la galaxia entera y mientras éstos cosechan toda vida orgánica, tenemos que ir medio arreglando rencillas extraterrestres para crear una flota como nunca la galaxia ha visto una igual. Hay tímidos intentos de profundizar en el conocimiento que tenemos de las diferentes razas pero siempre hay miedo de profundizar. Mass Effect estaba en un punto en el que podía tocar temas realmente serios de la ciencia ficción, como moralidad y religión, y no se atreve. El tema más controvertido es el de la genofagia, y está demasiado trillado.

Y todo para llegar a un final que, aparte de haber generado un rechazo y una polémica sin precedentes (a más del 85% de los jugadores no le ha gustado), ignora absolutamente todo lo que hayamos hecho a lo largo de los tres juegos, en clara contraposición al espíritu de la saga. Todo se reduce a una decisión de última hora después de una explicación precipitada. Un fracaso total como cierra a la saga.

Conclusión

Desde el punto de vista jugable Mass Effect sigue mejorando más y más. Como juego de rol sufre las carencias propias de su cambio de orientación. Ahora es más un juego de acción que otra cosa, quedando el mundo en segundo plano y centrándose en los combates. Al principio parece que tus decisiones son importantes y hay un gran trabajo de personalización en las partidas teniendo en cuenta acontecimientos de juegos anteriores, pero pronto se diluye. Incluso hay momentos en los que uno llega a pensar que hay partes inacabadas, lo que nos lleva a inferir que ha habido prisas por sacar el juego antes de que estuviera totalmente preparado.

Y sí, para mí el final es indignante y más propio de una película barata y no de la riqueza a la que nos tenía acostumbrada la saga. El primero sigue siendo el mejor.

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Antecedentes Mass Effect 3 se ha convertido por derecho propio en una de las sagas más importantes que ha visto nacer esta generación, puede que la que más. Posiblemente su valor principal haya sido la capacidad de ofrecer……

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */