Portada » Análisis » Rhythm Thief y el Misterio del Emperador – Análisis

Frescura. Es la palabra que mejor puede definir la apuesta de Sega para la portátil de Nintendo, que aúna varias de las características propias del género de los puzzles y de los juegos rítmicos. Es como si cogieramos lo mejor de juegos como el Profesor Layton y Elite Beat Agents, lo metemos en una coctelera, agitamos y nos sale…un buen coctel, pero al que le falta algo para ser un imprescindible, pero vayamos por partes.

La Historia

Nos encontramos en el París de hoy en día, y somos Raphael, un joven ladronzuelo que se disfraza en Phantom R, su alter ego, y acompañado de su perro Fondue se adentra en una aventura al tener que recuperar un valioso objeto del museo del Louvre, y es ahí cuando empieza la verdadera aventura, ya que ese objeto es perseguido por un renacido Napoleon Bonaparte y Rapahel intenta descubrir que ralación tiene todo con su padre desaparecido.

Un culebrón de los buenos, ya que, según vamos avanzando se van incorporando nuevos personajes a la aventura que la hacen más rocambolesca (si cabe) y divertida, ya que en ningún momento se llega a hacer pesada o aburrida. Al contrario de juegos como el Layton, la historia tiene más “chicha”, esto es, es un juego de puzzles que se insertan en la historia, y no una continuación de puzzles sin sentido.

Siente el ritmo

Si, por que el ritmo es la base principal del juego, pero no la única.  El sistema de juego para quien haya jugado a algún Layton es bastante familiar.

Nos movemos por el mapa de París recorriendo sus lugares más emblemáticos en busca de las pistas que nos lleven a resolver el misterio. Ello nos obliga a hablar con los personajes que nos vamos encontrando por la calle. Estos, normalmente, nos darán pistas sobre qué necesitamos para avanzar o a que lugar ir. Mientras, nos dedicamos a “toquetear” la pantalla en busca de diferentes objetos: las monedas nos valen para comprar ayudas, encontraremos discos (con las melodías del juego), trozos de partituras, y sobre todo diferentes sonidos de objetos (teléfono, animales, coche, etc), cualquier cosa que hay en los escenarios puede esconder un sonido, que, al grabarlo será lo que en muchas ocasiones necesitamos  para proseguir en nuestro camino.

Al llegar a cualquier puerta o mecanismo de acceso al  reto rítmico que nos corresponda, nos toca lidiar con desafíos del estilo Simon, excesivamente sencillos en general, y éste es  uno de los puntos flacos del juego, ya que tanto por variedad como por dificultad se podían haber pulido más estas situaciones, ya que normalmente se pueden hacer hasta casi con los ojos cerrados.

Los desafíos rítmicos, por contra, si que están más compensados. Tenemos diferentes variaciones, desde coreografías musicales donde tenemos que pulsar donde nos marque la flecha, pulsación del botón en el momento justo, uso del sensor de movimiento de la consola, lucha y disparos, pulsar la táctil cuando corresponda…

En fin, que éstos son los que marcan la dinámica del juego, siendo obligatorios para poder pasar al siguiente capítulo, aunque también nos encontramos con otros que nos proponen los secundarios del juego que son de carácter libre.

Todos constan de 3 grupos de movimientos a superar, pero con una peculiaridad: los aciertos suman de uno en uno pero varios fallos consecutivos nos hacen perder el desafío. En general, no es problemático en cuanto resultan facilones, exceptuando los de los últimos niveles, en los que se hace casi imprescindible el uso de los items que nos permiten, por ejemplo, ralentizar el ritmo o que nos puntúe más cada acierto.

La Técnica

Un juego de este tipo no tiene por que tener grandes alardes técnicos, ya que la clave está en los que engancha el mecanismo de juego, pero aun así podemos decir que Rhythm Thief no sale mal parado.

Los gráficos, tienen un estilo manga que copian con descaro la apuesta del Layton, muy acertada por cierto y se enmarca en un París a escala donde si has estado en esa ciudad puedes reconocer cada rincón de la misma a la perfección, lo cual se plasma en el mapeado en 3 dimensiones.

Las tres dimensiones están bien llevadas, ya que a pesar de tener que estar aporreando la pantalla, prácticamente no distorsionan la imagen a pesar de los movimientos, aunque, en el área jugable no aportan nada, en lo que sigue siendo la asignatura pendiente de la mayoría de juegos de la 3DS.

La táctil, por su parte, como podéis imaginar, se deja para las conversaciones con los lugareños y toquetearlas en los desafíos rítmicos, donde los gráficos son planos, de nuevo, al más puro estilo Layton.

Pero es el sonido lo que más destaca del juego, ya que no sólo nos ayuda a coger el ritmo de las pruebas, sino que sin darte cuenta al tercer intento de cada prueba te encuentras ya tarareando la musiquilla que nos acompaña.

Modos de Juego

Aunque tiene funciones de multi local y Streetpass, ésta juego está pensado para un sólo jugador. Superar los 50 retos rítmicos sin ser experto en este tipo de juegos te puede durar algo menos de 10 horas, pero lo bueno es que es rejugable a tope, ya que una vez superado cada reto, se nos permite volver a jugarlo para superarnos y conseguir la máxima puntuación. Y, una vez, acabado, tenemos nuevos retos que se desbloquean al conseguir todos los items que hay repartidos por el mapeado del juego.

Conclusión

Como decíamos la frescura es lo que define a este juego, ya que es perfecto para desconectar y dejarte llevar por sus desafíos y melodías sin que requiera gran esfuerzo por nuestra parte, pudiendo superar el juego en partidas cortas que entretienen. Eso si, notamos que, a pesar de las buenas intenciones y mezcla de juegos, se podía haber pulido más, incluyendo más retos y haciéndolos más difíciles, pero ante todo es un buen punto de partida para un juego que a buen seguro acabará convirtiéndose en saga.

Gorka Mendez Barbero

Nintendero de nacimiento me encanta el cine, la música hago mis pinitos con el esqui y por supuesto todo lo relacionado con los videojuegos.

Ver todos

1 Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */