Portada » Análisis » The Order 1886 – Análisis

The Order 1886 – Análisis

Mucho es lo que se ha hablado de lo que parecía iba a ser uno de los grandes lanzamientos de este 2015. La llegada de The Order 1886 como título exclusivo de PlayStation no ha sido fácil quizá por la excesiva contaminación que ha sufrido el juego en las semanas anteriores de su lanzamiento. Contaminación provocada por la aparición de un vídeo en el que la duración del título quedaba muy por debajo de la media de lo que a juegos de esta índole se esperaba.

El primer vídeo aparecido en la red mostraba a un jugador que al estilo speed-run superaba el juego en menos de 6 horas, algo que ha caído como una losa al título y que lo ha colocado en el punto de mira de duras críticas durante estas semanas.

No obstante desde Ready at Dawn siempre han vendido la idea principal de que The Order iba a ser una experiencia audiovisual inigualable y en parte no se han equivocado porque si borramos todo lo oído hasta la fecha estamos sin duda ante uno de esos juegos que merece la pena jugar y que no puede quedar en el tintero.

Desde Cinegamers hemos querido realizar un análisis lo más honesto posible, por ello hemos decidido borrar de nuestras cabezas todo lo oído, leído y visto en las últimas semanas y jugar al juego como si jamás hubiéramos oído hablar de ello salvo lo necesario. Este ha sido nuestro veredicto.

La Orden de Caballeros

No queremos desvelar mucho la trama principal, no obstante si podemos contarte que The Order nos sitúa en un Londres Victoriano alternativo donde la tecnología ha evolucionado a favor del hombre con una velocidad muy superior a lo que en realidad ocurrió en nuestro pasado.

Nosotros seremos Sir Galahad, uno de los miembros de una Orden de caballeros que cumple a rajatabla los cometidos de su organización y junto a otros compañeros de grupo que se enfrentan a unos rebeldes y a un nuevo peligro que ha surgido de la oscuridad, los Hibridos o Licanos, hombres mitad lobo mitad humanos de los cuales se desconoce su origen pero si se sabe que están sembrando el caos y cada vez son mas numerosos. La misión de La Orden ha sido durante siglos hacer reinar la paz y evitar que tanto los unos como los otros acaben con la armonía que reina en Londres.

Apartado Jugable

El desarrollo de The Order es por medio de capítulos, toda la trama discurre con una esquisita realización que nos lleva a intercalar tanto cinemáticas (muy abundantes en el juego) con momentos ingame sin ni un solo segundo de carga, todo se desarrolla con una armonía impresionante, tal es esta armonía que a veces no distinguiremos si estamos controlando la escena o es ese momento en el cual somos espectadores de los acontecimientos.

El control de los personajes es excesivamente simple y clásico, similar al de cualquier shooter en tercera persona que nos encontraremos hoy en día, cruceta para alternar armas (nuestro protagonista sólo podrá cargar dos mas sus correspondientes granadas), un botón para disparar, otro para apuntar (R2, L2) y los típicos botones de acción, cubrirse etc. que cualquier juego del género pone en liza, el panel táctil del Dualshock esta vez se ha relegado a la opción (que tendremos que activar en el menú del juego) de cámara para cambiar la visibilidad a un hombro o el otro según queramos.

En el momento en el que la acción se desarrolla el título goza de una fluidez impecable, los tiroteos son impactantes y la acción forma parte de una sintonía que tal y como os comentamos al inicio de este apartado es casi perfecta, de modo que aunque estamos ante un shooter normal y corriente estos ingredientes mezclados con el impactante apartado técnico del juego (del que os hablaremos mas adelante) hacen que los momentos de acción sean impactantes.

Otro de los aspectos del juego es la IA de los enemigos, quizá un escalón por debajo de lo que hubiéramos querido ver, esto se acentúa aún más cuando vemos como nuestros propios compañeros (que la mayor parte del tiempo cumplen) se quedan algo atorados o se convierten en un estorbo en escenas de acción donde el escenario se estrecha.

Las pautas de nuestros rivales (sobre todo los Licanos) a veces rozan lo ridículo ya que en momentos puntuales dichos enemigos siguen la misma pauta de movimientos repitiéndola una y otra vez y salvo algunas excepciones una vez conoces el movimiento basta con realizar tu la misma pauta para acabar con ellos sin apenas sufrir daños.

En lo que a los QTE se refiere el título hace uso de ellos en los momentos más espectaculares como acabar con Licanos o momentos cinemáticos en los que tenemos que vérnoslas tanto con enemigos como con momentos plataformeros, momentos que no enturbian para nada el desarrollo del juego pero que sí podrían molestar a mas de un jugador.

Como punto positivo a estos QTE reseñar un nuevo tipo de opción que se nos ha mostrado en la aventura de Ready at Dawn que es la de tener un par de alternativas para elegir en un combate con un enemigo, al enfrentarnos a el durante unos segundos deberemos desplazar con el Stick analógico derecho la opción que queremos tomar para posteriormente ejecutarla de este modo podremos ver por ejemplo dos maneras distintas de acabar con un enemigo o de solucionar un momento puntual.

The Order es un título meramente lineal, estamos ante una aventura que nos va a llevar por donde han querido los desarrolladores y que no ofrece nada más que lo que venden desde el inicio, los escenarios a pesar de ofrecer en algunos momentos numerosos lugares para explorar (que no nos desvían apenas nada del camino principal) no distan de ser sitios que sólo ofrecen una salida o alternativa posible, de modo que aunque nos quedemos investigando por el escenario siempre tendremos la misma opción jugable.

En lo que a la investigación se refiere, estamos ante un mero añadido que de no estar en el juego no hubiera pasado nada, encontraremos documentos, objetos e incluso archivos de audio que nada cambiarán en desarrollo de los acontecimientos o desbloquearán contenidos, es un mero añadido que simplemente nos premiará con el susodicho trofeo de turno pero nada más. De modo que si no investigamos o obviamos estos no ocurre nada de otro mundo.

Otro de los aspectos negativos es la poca rejugabilidad que ofrece el título de Ready at Dawn. Una vez terminado pocos o ninguno son los alicientes que nos inviten a disfrutarlo de nuevo, hemos acabado el juego en un par de ocasiones y recomendamos el modo más difícil para jugarlo de inicio ya que no dista mucho del fácil pero da un escalón más de desafío a los jugadores. En este modo, hemos completado (disfrutando de la historia) el título en unas 9 horas y media aproximadamente.

Apartado técnico

No me equivoco cuando digo que The Order es la prueba viviente de que hemos sufrido un salto tecnológico en esta generación de consolas. El título de Ready at Dawn es un portento técnico en todos los aspectos, tanto de desarrollo como gráficos, una obra de arte que mana potencia por todos sus poros.

Comenzando por el impresionante tratamiento de partículas en explosiones, tiroteos y momentos impactantes. Escenarios con numerosos componentes destruibles como botellas o mobiliario que podemos hacer pedazos con nuestras armas. Así como algunos escenarios destruibles que ofrecen imponentes explosiones o derrumbamientos cuando los impactamos con algunas de las armas más potentes del juego (armas que nos habría gustado tener más a menudo).

El tratamiento de todos estos apartados es de una delicadeza enfermiza y ofrece momentos impresionantes que se impactan aún más gracias a la impresionante complementación de filtros que aderezan la experiencia final del juego a una calidad cinematográfica.

No obstante todo tiene un pero y quizá para algunos las dos franjas negras que el juego coloca en la parte superior e inferior de la pantalla sean todo un lastre a lo largo de la aventura pero por desgracia es el precio que tenemos que pagar para poder disfrutar de este impresionante acabado final. En lo que a efectos se refiere, armas, detonaciones, tratamientos de humo e incluso físicas se han cuidado de una manera excepcional.

Otro de los puntos positivos es la transición entre momentos ingame y cinemáticas, algo de lo que os hablamos anteriormente que se ha llevado con una perfección impecables sin tiempos de cargas ni escenas en negro, todo de tal manera que a veces no distinguiremos entre unos momentos u otros.

Apartado gráfico

¿Es The Order el título a superar en apartado gráfico? Rotundamente SI. Estamos ante el título que mejor ha sabido alcanzar el clímax gráfico de lo que llevamos en esta generación quedando incluso un escalón por encima de lo que mostró RYSE en XboxOne.

Comenzando por el impresionante diseño de las fases, escenarios llenos de detalle que nos muestran es aspecto de ese Londres alternativo y que en momentos nos ofrecen espectaculares vistas de paisajes Steampunk que mezclan tecnología e historia a partes iguales.

Pero esto no es nada comparado con el enfermizo diseño de los personajes, Sir Galahad roza la perfección tanto en el diseño de sus atuendos como en las animaciones (incluidas las faciales) así como sus compañeros de aventura o los enemigos (mención aparte merecen los Licanos) que gozan de un esplendido dibujado en pantalla.

Todo esto mejora notablemente gracias a los filtros de color que se añaden al juego que le dan un tono cinematográfico exquisito fundiéndolo a las mil maravillas con la transición entre gameplay y cinemáticas para así evitar apenas notar el cambio y mostrar una profundidad que muy pocos juegos ofrecen hoy en día.

Y decimos esto porque los momentos cinemáticos son de esos que te costará olvidar ya que aunque no distan mucho de lo que nos ofrece el gameplay a nivel visual ya que gozan de unas animaciones impresionantes, similares a las que podríamos ver en cualquier filme de animación (me atrevería a decir que superan a muchos hoy en día).

Apartado Sonoro

¿Que decir de este apartado? Pues primero que si pones a un genio al frente de su dirección sólo vas a obtener una obra maestra. El señor Alex de la Iglesia se ha encargado de dirigir el doblaje al castellano del juego y ha obtenido un resultado casi perfecto.

Las interpretaciones de los actores de doblaje son sublimes y nos meten en situación haciéndonos que sintamos lo que ellos mismos hacen en ese momento. Con un trabajo sonoro a la altura del desarrollo y una perfecta sincronización labial que hace que nos sumerjamos aún más en la aventura de Ready at Dawn.

Si a todo esto le añadimos un impresionante trabajo en lo que a efectos se refiere con momentos épicos acompañados de una banda sonora a la altura estamos ante en líneas generales un trabajo impecable y sin ningún lunar que lo entorpezca.

Conclusiones

Durante años hemos estado hablando sobre el momento en el que lo videojuegos y el cine se iban a fusionar, algo que según muchos entendidos acabará ocurriendo, estaba claro que una y otra temática cada día se acercaban más y la idea del espectador en más de una ocasión de poder formar parte directamente de lo que está ocurriendo en la pantalla es algo que el mundo del cine mira con deseo.

Quizá Ready at Dawn haya conseguido llegar a este clímax con The Order, porque la aventura exclusiva de PlayStation 4 es lo que es, una aventura audiovisual sin precedentes, un juego en el que formamos parte de una película impactante. Pero por desgracia, a veces adelantarte a tu tiempo puede no ser bien recibido por unos y por otros.

Por eso estamos ante una encrucijada de caminos en la que o lo odias o lo amas, unos porque esperaban un videojuego a la antigua usanza y ahora se sienten traicionados o incluso estafados y otros porque se esperaban lo que finalmente ha ofrecido Ready at Dawn, una aventura que no olvides durante años, una historia de la que casi puedas sentirte partícipe, un documento gráfico del que formes parte independientemente de su resultado final.

Sin lugar a dudas, la experiencia que ofrece el título es innegable y hoy en día en muchos de sus apartados estamos ante un juego inalcanzable por lo que ahora mismo tenemos en la industria de los videojuegos. En lo que a tecnología se refiere es uno de esos juegos que podemos llamar Next-Gen.

The Order es gráficamente perfecto y tiene un trabajo sonoro inigualable, a nivel jugable estamos ante un shooter normal, algo que podríamos reprochar a Ready at Dawn que se ha ido a lo fácil sin arriesgar en casi nada como tampoco lo han hecho en su desarrollo puramente lineal pero que quizá no hubiera ofrecido el mismo resultado de ser algo menos directo.

Quizá el único pero reseñable que hemos encontrado a esta aventura es el mediocre comportamiento en determinados momentos de la IA del juego así como el bajo nivel de dificultad de este que ni siquiera se convierte en un desafío en los niveles más altos.

En líneas generales desde Ready at Dawn han querido mostrar un producto que se sale de lo normal, un videojuego que roza el aspecto cinematográfico y que a veces aboga por este último implementandole  una jugabilidad  de la que muchos quizá demanden algo más, por eso estamos ante uno de esos juegos que tal y como os dijimos al inicio, o lo Odias o lo Amas.

J.P.Diaz

Aficionado a los Wargames y amante de los videojuegos, el cine, el Heavy Metal y las series de televisión.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */