Portada » Artículos » Monstruos de cine – Especial Halloween

Monstruos de cine – Especial Halloween

Ahora que se acercan Halloween os presentamos una lista de los personajes más terroríficos de la historia del cine, de esos que nos lo hacen pasar mal y que cuando acaba la película, no nos abandonan, disfrutadla.

ALIENÍGENAS

alien3

Terribles criaturas venidas de otro planeta (sino de otros universos incluso) para hacérnoslo pasar realmente mal.

Aquí tiene un sitio de honor Alien, el octavo pasajero (1979, Ridley Scott), y es que tanto en esta como en toda su saga este terrible ser nos ha hecho agarrarnos a la butaca, tras escudriñar los pasillos de la nave Nostromo entre otras.

Dentro de esta misma saga, y a su vez fuera, tenemos a Depredador (1987, John McTiernan), un cazador interplanetario dispuesto a acabar con todo bicho viviente que se le ponga en su mira laser, ya sea humano o extraterrestre. Se trata de un soldado cazador, por lo que dispone de un amplio arsenal a su servicio y como si de un kamikaze se tratase, no duda en autodestruirse para acabar con todo.

Y para los más nostálgicos, tenemos a los Critters (1986, Stephen Herek), una serie de pequeños alienígenas dispuestos a acabar con cualquier planeta que tenga carne. En principio su aspecto no es tan fiero como los dos anteriores, pero no os creáis todo lo que se ve, pues con sus púas infectadas de un veneno te alcanzaran, te debilitarán y finalmente te comerán.

CRIATURAS MONSTRUOSAS

godzilla

Son auténticas aberraciones de la naturaleza, bien por alguna mutación bien por puro mal, aunque su destino siempre es acabar con la humanidad.

Como criatura monstruosa cabe destacar a Gozdilla (2014, Gareth Edwards), un terrible accidente de la naturaleza a base de la energía nuclear. Este réptil tiene el tamaño de un rascacielos, la piel endurecida y un hambre voraz por acabar con cuanto bicho viviente se encuentre a su paso.

Otra criatura de tamaño monumental es King Kong (2005, Peter Jackson), un gorila enorme que es sacado de la selva para ser exhibido, pero que pronto no tardan en darse cuenta que no ha sido una buena idea. Como curiosidad, King Kong se ha enfrentado a Godzilla, en lo que se denominó como “Una Batalla, Un Desastre, Un Ganador”, pero si queréis saber quién venció tendréis que ver la película.

Otra criatura de tamaño enorme pero esta creada por la misma naturaleza es Tiburón (1975, Steven Spielberg), el rey del terror en el mar por autonomasia. No hay niño que después de verla por primera vez no haya tenido miedo de meterse en la playa.

Y si en vez del mar hablamos del agua dulce tenemos a las famosas Pirañas (1978, Joe Dante), a los cocodrilos tipo Mandibulas (1999, Steve Miner) o a las serpientes tipo Anaconda (1997, Luis Llosa), seres de la naturaleza capaz de desgarrar miembros a cualquier bañista joven que no haga caso a sus monitores o a cualquier insensato que ose bañarse en su territorio.

Aunque si de agua se trata, hay unos personajes que la temen, no son otros que los Gremlins (1984, Joe Dante). Si bien Gizmo era entrañable, sus hermanos malvados no lo eran tanto, pues aunque las reglas eran sencillas (no darles comida más allá de las 12 y sobre todo no mojarlos), a más de uno nos hizo mirar debajo de la cama antes de acostarnos.

INFECTADOS O POSEIDOS

43751.guerra_mundial_z_1

De aquí saldrán esos seres de carácter diabólico y maléfico en los que el mal rezuma “dulzura” por todos sus poros.

Dentro de los infectados podemos poner a los Zombies, en sus dos versiones más usadas. Los clásicos Muertos Vivientes renacidos de la tierras por extrañas razones o circunstancias, del tipo La noche de los muertos vivientes (1968, George A. Romero), criaturas no-muertas lentas pero despiadadas, con un solo pensamiento, comer cerebros, o los infectados por alguna extraña enfermedad, del tipo Guerra mundial Z (2013, Marc Forster), humanos afectados por un extraño virus que les hace tener un carácter de perros, una velocidad y una voracidad digna de los mayores depredadores que hay en la tierra, con una resistencia sobrehumana a casi todo, salvo a un tiro en la cabeza o a que se la corten.

Y luego nos quedan los poseídos, donde una niña, la niña de la película El exorcista (1973, William Friedkin) es la reina de la maldad reencarnada, y es que nadie ha dado la vuelta a su cabeza con tanta mala baba como ella. También ha habido niños, como Damian en La profecía (1976, Richard Donner), y es que el mal no conoce ni edades ni sexos.

FANTASMAS

Entre Fantasmas

Los espectros o almas en pena han vagado de aquí para allá por todo el mundo del cine, y aquí tenéis algunos de los más terroríficos ejemplos.

Desde los fantasmas más clásicos como pueden ser los vistos en Al final de la escalera (1980, Peter Medak), esos que lanzan pelotitas rojas escalera abajo (¡Qué escalofrío!) hasta los más modernos terrores asiáticos, del tipo Sadako, la niña de la película The Ring (1998, Hideo Nakata), melena negra al viento, o Darkwater (2002, Hideo Nakata), donde el agua y sus formas de embase tienen algo que ver, sin olvidarnos del niño de ojos extraños de La maldición (2002, Takashi Shimizu), que hielan con esa mirada reptiliana.

PERSONAJES MALVADOS

Chucky

Son esos personajes que en un principio eran humanos y después de algún hecho terrible, su alma se queda en ese cuerpo, pero ya no son humanos y se dedican a hacer sufrir y bien a sus visitantes.

Aquí tenemos una larga lista, pero por poner unos cuantos, empezaremos por el hombre de jersey a rayas y guante de cuchillas, hablamos de Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street (1984, Wes Craven), especialista en meterse en nuestros sueños.

Luego podemos hablar de fechas terroríficas, como Viernes 13 (1980, Sean S. Cunningham) con Jason, el hombre de la máscara de Hockey y el machete, o de Halloween (1978, John Carpenter), con su protagonista Michael Myers con su máscara blanca sin sentimientos y su mono de trabajo.

No nos olvidemos de Caracuero, el infame hombre de la motosierra que hace de la carnicería su hobbies, en la Matanza de Texas (1974, Tobe Hooper), o de Pinhead, el hombre con la cara llena de clavos de Hellraiser (1987, Clive Barker), los que nos enseñaron que la curiosidad a veces tiene unas consecuencias no deseadas.

Y aunque no deberían ser personajes malvados, los payasos o muñecos son en las películas de terror de todo menos graciosos, no nos olvidemos de It (1990, Tommy Lee Wallace) y su famosos payaso sonriente, o El muñeco diabólico (1988, Tom Holland) con Chucky haciendo las delicias de los niños y de los amantes del horror.

MONSTRUOS CLÁSICOS

Dracula

En esta lista no podrían faltar los clásicos de la literatura y del cine, esos monstruos que casi los vemos con nostalgia por tratarse de antiguas historias contadas durante muchos años.

Los primeros en colarse en esta lista son Vampiros (1998, John Carpenter), con un protagonista de excepción, el Conde Drácula, aunque este personaje tiene muchas interpretaciones hay una, Drácula de Bram Stoker (1992, Francis Ford Coppola), que le da esa versión más clásica a este popular monstruo. Dentro de estos vampiros hay otro que brilla por su propio nombre, Nosferatu (1922, F.W. Murnau), quizás el vampiro más antiguo del cine y que en sus películas sin sonido hacía gritar a sus más fervientes admiradores.

Otro clásico sería Frankenstein de Mary Shelley (1994, Kenneth Branagh), esa criatura creada de la idea de un científico loco, y que generaba el miedo en los aldeanos de la época. O ese ser que vive en sarcófagos recubierto de vendas, como La momia, (1932, Karl Freund), lenta pero con un solo objetivo, matar aquel que osó despertar su sueño eterno.

Y por finalizar, faltaría mencionar a los “otros” licántropos (más allá de los vampiros), como Un hombre lobo americano en Londres (1981, John Landis) o Sonámbulos (1992, Mick Garris), que son aquellos hombres que se convierten en terroríficas bestias sedientas de sangre en las circunstancias menos previstas.

Sé que no están todos, pero creo que aquí hemos comentado un buen puñado de seres despreciables que merecerían estar en el infierno si no fuera porque seguramente Satán no los quiera a su lado, por aquello de no tener competencia.

David Moya

Ver todos

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */