Portada » Avances » Impresiones de la demo de Mass Effect 3

Impresiones de la demo de Mass Effect 3


Los jugadores llevamos demasiado tiempo esperando este momento: Mass Effect 3. La culminación de una de las grandes sagas que ha visto nacer esta generación, esa ópera espacial nacida del mejor estudio de juegos de rol occidentales: Bioware. Como aperitivo al gran lanzamiento del próximo 4 de marzo, EA ha lanzado una completísima demo que no ha hecho otra cosa que dejarme con ganas de más, muchísimo más.

La Campaña

Desde el comienzo ya vemos cómo el modo para un jugador está optimizado para todo tipo de jugadores, ya que podremos escoger si queremos jugar a una aventura más enfocada al rol, en la que tendremos que tomar parte activa en las conversaciones y elegir nuestro camino de Virtud o Rebeldía, o bien optar porque estas decisiones sean tomadas de forma automática y verlas como cinemáticas que mientras que nos dedicamos exclusivamente a los momentos de acción.

Después de elegir cómo queremos que sea nuestro personaje, nos metemos de lleno en la historia. La humanidad está a la espera de que Los Segadores, una raza de sintéticos que arrasan con toda vida en la galaxia cada 50.000 años, retomen su ciclo de destrucción. Vemos la situación en la que está actualmente la especie humana y tomamos contacto con las ligeras novedades de interfaz, como pueden ser marcadores más limpios y nuevo mapeado de botones, más intuitivo y con más accesos directos a nuestras habilidades y a las de nuestros compañeros de grupo.

Después de la espectacular toma de contacto en la nos deleitan con tremendas explosiones y acontecimientos exteriores que influyen en los escenarios (elemento que mejora todavía más la increíble experiencia cinematográfica de Mass Effect) saltamos a un momento no determinado del futuro.

Acompañamos a viejos compañeros de armas: Wrex, Liara y Garrus en una misión en la que nos enfrentamos a Cerberus, la organización del Hombre Ilusorio. En este tramo de la demo somos de mucho más nivel y podemos experimentar los nuevos poderes de la clase que hayamos escogido.

Como elementos más a destacar de la demo hay que mencionar que los combates han ganado agilidad y movilidad. Se ha potenciado enormemente el cuerpo a cuerpo de las diferentes profesiones y cada una tiene un ataque cercano muy poderoso. La clase de Vanguardia incluso dispone una embestida que te deja al lado de los enemigos para fulminarles de cerca. También hay que destacar que ahora podemos dar órdenes más fácilmente a nuestros aliados y que disponemos de más capacidad de mapear los accesos directos a las habilidades a fin de no acceder tan a menudo al menú radial.

En cualquier caso, ambos momentos de la campaña nos han dejado con un sabor de boca insuperable. Visualmente apenas hemos notado alguna mejora, si acaso que los escenarios parecen más reales y ocurren más cosas en ellos, como ataques cinemáticos que nos obligan a reconsiderar nuestras opciones de avanzar. Nos enseñan, además, ciertas claves de la trama (muy, muy por encima) que nos garantizan que la historia va a ser apasionante y que el efecto “juego puente” de Mass Effect 2 no se va a repetir, retomando personajes de ambos juegos y uniendo las dos experiencias de las anteriores iteraciones.

El multijugador

Sin duda es la gran novedad de la tercera entrega de la saga. En la demo estaban disponibles dos mapas diferentes (una base de una colonia humana y una base de Cerberus), cada uno en varios niveles de dificultad. Cogemos una clase cualquiera y procedemos a configurarla a nuestro gusto. Las habilidades de los personajes están simplificadas y optimizadas para el juego online. Así, los Soldados no disponen de diferentes tipos de munición para mejorar su armamento, como ocurre en el modo campaña, sino que esta mejora está disponible mediante compra en la tienda y sólo podremos gozar de ella en un sólo mapa, ya que se gasta. Al principio no tenemos muchas cosas, pero eso se arreglará en cuanto comencemos a jugar.

Los escenarios que estaban disponibles son cooperativos y podremos jugar hasta con otros tres jugadores. En cada escenario nos enfrentábamos a varias oleadas de enemigos que debíamos derrotar a la vez que estábamos obligados a cumplir algún objetivo concreto como sobrevivir a todos los enemigos, aguantar un determinado tiempo hasta que nos rescataran, piratear un ordenador (teniendo que permanecer el grupo en una zona fija y defendiendo la posición), accede a cuatro puntos del sistema o matar a enemigos especiales.

Mientras jugamos vamos obteniendo puntos, que luego se traducirán en experiencia. Estos puntos dependen del daño que hagamos y de si las muertes son sólo nuestras o hemos ayudado. Asimismo, se nos darán medallas con puntuaciones extra si ayudamos mucho, matamos a muchos enemigos con un arma o de si hemos tenido mucha puntería y hacemos muchos “headshots”. Además, si el grupo está coordinado y no muere nadie se obtienen bonos a medida que vayamos avanzando en las rondas y se nos premia con más dinero al cumplir los objetivos en tiempos bajos.

Cuando un mapa finaliza, bien porque hemos acabado con todas las rondas (en los cuatro casos que pudimos terminar un mapa eran once rondas) o bien porque hemos muerto todos, se muestra el ranking en el que hemos quedado y se nos permite repetir con los jugadores con los que estábamos o salir intentar otro mapa. Antes de eso, podremos repartirnos los puntos de experiencia si es que hemos subido de nivel o comprar paquetes de mejoras que nos darán objetos de forma aleatoria: nuevas armas, nuevas piezas para mejorar las armas, mejoras temporales para los mapas, objetos especiales de curación o munición e incluso nuevos skins para poder jugar.

El multijugador es muy divertido, aunque disponíamos de poco mapas para constatar cómo puede funcionar a largo plazo. Las diferentes profesiones están bien ajustadas a las peculiaridades del online y los objetivos a cumplir quedan claros, aunque siempre conviene dejarse llevar en los primeros momentos por los demás jugadores.

Conclusión

Lo poquísimo que nos han enseñado de la campaña para un jugador deja intuir que Mass Effect es más cinematográfico que nunca, mejorando la experiencia de lo que ocurre alrededor de Sheppard e integrando los escenarios en la historia. Además, la aparición de muchos personajes de ambas entregas hace pensar que Mass Effect 3 es un título integrador de las dos primeras partes para el, esperado, apoteósico final.

Por otra parte, el multijugador está muy bien implementado y resulta entretenido, pero habrá que esperar a ver todas las opciones y mapas que trae. Las clases están bien simplificadas y todas tienen algo que las hace diferentes y apetecibles. Pero no hay que olvidar que Mass Effect es, ante todo un juego de rol y que la campaña es el modo principal, este multijugador es sólo un añadido que no era necesario (aunque sí bienvenido).

Lo que sí que me ha quedado clara es una cosa: no puedo esperar más a tenerlo.

httpv://youtu.be/EueDB8s2iyY

Jose Manuel Bringas

30 años siendo adicto al cine, las series de TV, los libros y los videojuegos. Creo firmemente que el gato de Schrödinger está vivo y que Shenmue 3 no existe, son los padres.

Ver todos

1 Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Los jugadores llevamos demasiado tiempo esperando este momento: Mass Effect 3. La culminación de una de las grandes sagas que ha visto nacer esta generación, esa ópera espacial nacida del mejor estudio de juegos de rol occ……

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */