Portada » Críticas » Django Desencadenado – Crítica

Quentin Tarantino lo vuelve a lograr. Ha demostrado que puede coger un género como el western y puede darle ése toque tan propio del director a base de planos, escenas, montaje, un guión impecable y unos actores que bordan los personajes, creando un producto cinematográfico muy entretenido y consistente, aunque no carente de aspectos negativos.

En Django Desencadenado, Tarantino nos traslada a los Estados Unidos de mediados del s XIX, justo antes de la guerra de secesión norteamericana. Nos lleva al antiguo oeste de la esclavitud y de los derechos nulos para los afroamericanos, pero esto es una película de Quentin Tarantino, no hay crítica social ni segundas lecturas sobre el sistema sociopolítico. Aquí sólo vamos a encontrar la historia de Django (Jamie Foxx), un esclavo que por motivos que no desvelaré se ve como un hombre libre al servicio del cazarecompensas alemán King Schültz (Cristoph Waltz). El argumento del largometraje no es nada que no se haya visto ya de la mano de Quentin. El director no explora nada nuevo en esta película y recurre a la historia de venganza personal (Kill Bill, Kill Bill vol 2.) como hilo conductor de la trama. A lo largo de casi 3 horas viajamos con Django en busca de revancha contra aquellos que le han hecho daño a él o a su familia. La estructura narrativa es muy similar a la de Malditos Bastardos, llegando a recordar el recorrido de esta en más de un aspecto al filme de la Francia ocupada por los nazis. Por el lado de la historia, no hay nada nuevo bajo el sol, pero ya se encargarán el guión y los secundarios en aliviar esta traba

12-21django_full_600

Visualmente la película es sorprendente. Exteriores, montaje, decorados, etc. Una puesta en escena visual que traslada al instante al universo del Spaghetti Western. Si a lo que entra por los ojos se le añade por condimento una banda sonora que aúna piezas versionadas de Morricone, mezclado con hip-hop en algunos aspectos, comienza a formarse una cinta que rezuma Tarantino por todas partes. Y es que para aquellos que ya conozcan al bueno de Quentin, Django Desencadenado es un cúmulo de detalles que recuerdan de una manera u otra a la forma de hacer las cosas del director, pequeños guiños que sacarán al espectador una sonrisa.

A pesar de que la presentación es bastante buena, es en el guión y en el reparto donde la película despunta, mostrando todo su carácter y genialidad. Cristoph Waltz, Leonardo DiCaprio y Samuel L. Jackson bordan a sus personajes, dotando las escenas del filme de tensión, hilaridad y por qué no decirlo, de violencia. Con unas escenas bien dirigidas y una trama que sabe llevar de la calma a la tempestad de disparos y acción, Django Desencadenado se presenta como una película muy entretenida que gustará especialmente a los fans del spaghetti western y a los aficionados al cine de Tarantino. A pesar de que no arriesga, construye una película con estructuras ya conocidas, y que en los últimos 20 minutos el ritmo decae bastante, el producto final es una película que a niveles generales deja satisfecho al consumidor.

Ignacio Reinosa

Estudiante de Filosofía. Redactor en Revogamers desde 2008. Amante de los videojuegos, y de escribir sobre ellos. Videojuegos, lectura, rol, juegos de mesa y mucho más me dejan sin tiempo para nada más.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */