Portada » Críticas » Crítica de El legado de Bourne

Esta película es una de esas ocasiones en las que aprovechando el buen nombre de una saga anterior, se quiere hacer uso de ese tirón, para, con ello, mantener a los fieles a la misma y si acaso, ganar nuevos seguidores gracias al nuevo reparto.

Sólo falta ver si lo han conseguido. Pues bien, por si alguien no se había enterado, Matt Damon ya no es el protagonista de la película, de ahí que se apueste por un nuevo protagonista, el ahora más conocido por su papel en Los Vengadores como Ojo de Halcón, Jeremy Renner.

Y ahí nos encontramos con uno de los mayores escollos de la película, ya que, lo que debería haber sido algo casi testimonial, como es el hecho de conectar la historia de ambas películas, por momentos se acaba haciendo un poco tedioso por el hecho de querer justificar en demasía la historia que se nos presenta, con continuas referencias a Jason Bourne y todo lo sucedido en la tercera película de la saga.

Por contra, ese modo de contarnos la historia, tiene su punto de originalidad, ya que se nos permite rememorar gran parte de la tercera película pero desde otro punto de vista, consiguiendo que todo acabe hilado, pero, como decíamos con el uso repetitivo de la figura de Matt Damon, se llega a hacer cansino, ya que, al que ya conoce la saga, se le puede hacer excesivamente pesado y el que llega de nuevo a verla, se puede acabar perdiendo con tanto detalle y curiosidades que sólo tienen su miga si has visto las anteriores.

Por lo demás, cuando empieza “la verdadera película”, es cuando empezamos a disfrutar de la misma. Con una trama que nos lleva de nuevo al mundo del espionaje, persecuciones y acción sin descanso, que tiene por protagonistas al propio Jeremy Renner interpretando a Aaron Cross, junto a su compañera en la película, la Doctora  Marta Shearing, interpretada por Rachel Weisz, que se ve envuelta en esta historia casi sin querer.

Ambos, hacen una pareja bastante acertada, ya que, él, por su parte, ofrece esa imagen de espía rudo alejado de la del niño bonito de Hollywood que puede representar Matt Damon. Ella,por su parte, nos sorprende ya que tras la bata de una timorata científica, nos encontramos con la que, posiblemente, sea el mejor personaje femenino de la saga.

Edward Norton, por su parte, quizá es el que menos destaque dentro de los protagonistas, ya sea por su juventud o por su falta de expresividad, la cosa es que hay algo que hace que no acabe de encajar en el papel de alguien que se supone dirige todo un entramado de espías.

Conclusión

Una película de espionaje entretenida y que promete más por el desarrollo que pueden tener los nuevos personajes centrándose en su historia propia lo que, unido al desenlace de los hechos contados en las tres primeras películas nos presenta una prometedora continuación de la saga.

Gorka Mendez Barbero

Nintendero de nacimiento me encanta el cine, la música hago mis pinitos con el esqui y por supuesto todo lo relacionado con los videojuegos.

Ver todos

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */