Portada » Críticas » Dominio – Reseña juego de mesa

Dominio – Reseña juego de mesa

Dominion (Donald Vaccarino), el juego de cartas no coleccionables donde tu habilidad para crear tu mazo es la clave.

Se trata de un juego de mesa sin tablero, donde el éxito de la partida lo suele dar la adquisición de una serie de cartas no coleccionables (eso dicen, luego veremos que más o menos son coleccionables con las ampliaciones), para reunir un mazo que te haga llevarte la victoria sobre los otros jugadores.

Se trata de un juego ganador del varios premios, entre ellos el mejor juego del año 2009, y es que seguida entenderemos porque este galardón se los ha merecido, pues con una mecánica bastante simple llega a cautivar a los jugadores noveles tanto como a grandes devoradores de juegos de estrategia, como los de la serie The Big Bang Theory.

dominion_portada

Temática/reglas

Dominion es un juego de ambientación medieval (por las ilustraciones de las cartas, y un poco de imaginación) que explota una idea simple, crearse un mazo de cartas mientras se juega (o como reza en su carátula, lucha por tener el mejor reino). Es en esa simpleza de mecánica donde radica su mayor virtud, pues en cada partida todos parten con las mismas posibilidades de obtener las cartas, y a medida que se va avanzando las estrategias se van dividiendo.

Sin entrar en mucho detalle en las reglas, básicamente consiste en usar/comprar cartas, que las hay de tres tipo a grandes rasgos: tesoro, victoria o acción (llamadas cartas de reino). Con las cartas de reino básicamente se pueden realizar “acciones especiales” que vienen explicadas en la misma carta; con las cartas de tesoro se pueden adquirir otras cartas en la fase de compra; y las cartas de victoria representan esencialmente los puntos para ganar la partida (con maldiciones aparte). Los turno se suceden mayormente con cinco cartas en tu mano de las cuales podrás hacer uso para realizar tantas acciones como puedas (la gracia del juego son los combos) y compras, ya que los puntos en un principio sólo sirven al final de la partida (aunque es lo que te hace ganar).

Componentes/calidad-precio

Estamos hablando de un juego sin tablero, por lo que salvo cartas no vamos a encontrar mucho más, eso sí, cartas vamos a encontrarnos 500, divididas en diferentes grupos. Dentro de la caja también viene un inserto de plástico para tenerla agrupadas y así poder iniciar las partidas con mayor velocidad, pues aunque las 500 cartas no se usan todas a la vez, si que son necesarias un gran grupo de ellas. También trae un cartoncillo que se pone en medio para tener mejor organizadas las cartas.

Su precio ronda los 35/40 euros, y parecen justos ya que aunque no disponga de muchos componentes diversos, el hecho de tener 500 cartas hace que haya muchísima diversidad de posibilidades a la hora de jugar, por lo que en un principio el precio está más que justificado, aunque como en muchos casos las ilustraciones pudieran ser mejores. Y es que no hay que olvidar que la temática del juego versa sobre un monarca que quiere hacer mejor reino, por lo que los dibujos de las cartas están dándole la única ambientación de juego, más allá de la imaginación que cada uno le ponga.

3vict3tesoro

Lo mejor y lo peor

Aunque se trata de un gran juego es fácil que sus detractores lo puedan tildar de un “solitario multijugador” y en parte tienen razón, pues en el juego básico hay pocas cartas (acciones de ataque) para interactuar con los demás jugadores, por lo que sin ellas el juego se vuelve un poco “solitario”.

Lo mejor:
- Es un juego que permite múltiples partidas diferentes, por su diversidad de cartas, con muchas estrategias ganadoras. 
- El tiempo medio de una partida es de 40 minutos, por lo que permite revancha.
- Es fácil de entender y aprender.

Lo peor:
– Pueden darse partidas con poca interacción con los otros jugadores.
– El juego escala bastante mal, pues cuantos menos jugadores se vuelve menos divertido.
– Posee un factor azar bastante alto, por lo que muchas veces un golpe de mala suerte puede hacer sentir a los jugadores frustrados.

Conclusión

Se trata de uno de los mejores juegos de cartas no coleccionables que existen en el mercado, con unas reglas bastante sencillas y una dinámica de juego muy buena, por lo que hace de este un referente de los juegos de estrategia entre los más jugones.

Por poner alguna pega a las cartas diré que hay algunas muy útiles y otras menos útiles, y que en seguida verás que falta alguna, cosa que las múltiples ampliaciones proporcionan (eso sí, a buen precio), desde cartas nuevas de reino (que son las que dan chicha al juego) hasta nuevos puntos y monedas que hacen que poco a poco te obsesiones en jugar +1 carta, +1 acción, +1 compra, +1 moneda de manera constante.

David Moya

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */