Portada » Críticas » Jobs – Crítica

Jobs – Crítica

Steve Jobs es todo un referente de lo que supone ser emprendedor: Una persona que pasa de crear ordenadores en un garaje con su amigo a levantar una gran empresa en un par de años.

Y aunque la historia de Apple está llena de altibajos, no es menos la vida del propio Steve Jobs, que en esos momentos vivió toda una montaña rusa de emociones, vivencias, y conoció todo tipo de facetas a la hora de llevar una empresa a lo más alto.

En esta película de corte biográfico dirigido por Joshua Michael Stern, podremos ver todas esas facetas, con más o menos acierto, pero es innegable que a los más geeks y fans de la informática en general nos encantará lo que se relata.

Dos años después de la muerte de Steve Jobs, se lanza este largometraje que nos muestra mucho, y que sin embargo no ha sido la primera cinta que muestra parte de la vida de Jobs. Recomiendo también ver Piratas de Silicon Valley, donde además de ver el inicio de Jobs y Wozniak se ve parte de la vida de Bill Gates y Steve Ballmer y su competencia por querer controlar el negocio de los ordenadores personales.

Y ahora, centrémonos en este film y lo que se cuenta en él, la creación de Apple y posterior desarrollo de una historia apasionante.

Guión

jobs-movie-screenshot-12b

A nadie que conozca la vida de Steve Jobs le va a sorprender el argumento. Steve Jobs se muestra al principio de la película en un escenario que le ensalza como una figura carismática, mostrando la presentación del iPod en el año 2001, y posteriormente mediante un flashback empezando a narrar la historia desde 1974. El guión, aunque bien llevado, profundiza poco en determinados aspectos trascendentales sobre la vida de Jobs alejado de Apple, sobre su hija Lisa (de la cual, eso sí, se muestra algún pequeño detalle que nos deja hacer conjeturas, y que están bien plasmadas en la biografía autorizada y por desgracia póstuma, escrita por Walter Isaacson), parte del ascenso de Jobs desde la presentación del Apple II, ya que se hace un travelling rápido de 1980 a 1982 cuando Apple sale a bolsa, la llegada de Jobs a Next y a Pixar, y el enfrentamiento con Microsoft, detalle que se pasa de puntillas, y para el cual hubiera sido interesante ver de manera más directa qué sucedió en su enfrentamiento con Bill Gates, el cual estaba por entonces desarrollando software para Apple e IBM compatibles a la vez.

En general, el guión diría que es lo peor de la película, pero por el simple hecho de que la historia a contar es muy larga y está llena de detalles que no se pueden plasmar en dos horas de metraje. En este caso sería más motivo de falta de metraje que el guión propiamente dicho. Con un par de entregas hubiese sido salvable, pero todos sabemos que eso es mucho pedir para un biopic.

Reparto

Jobs-movie-screenshot-15b

El protagonismo absoluto de esta película recae en Ashton Kutcher, actor que da vida a Steve Jobs, y que ha sido elevado a un nivel superior de interpretación (recordemos que hasta ahora, una de sus películas más recordadas era la comedia Colega, ¿dónde está mi coche?). Los gestos, manera de andar y expresiones que convertían a Jobs en esa persona carismática cuando daba un discurso, y temida cuando se enfadaba, hacen que ver a Kutcher interpretando a Jobs no resulte doloroso como pudiera parecernos sin verle tan bien caracterizado. Para mí este puede ser el gran salto a su carrera si no lo vuelven a encasillar en películas romanticonas y sin sentido.

Junto a él Josh Gad (actor no muy conocido, que aparece en varias películas de televisión y series) interpreta a Steve Wozniak, en un papel donde da la sensación de aparentar ser el típico compañero cómico en los primeros compases del film, pero bien resulto finalmente por el actor, dándole un buen toque de madurez al final de la carrera de Woz en Apple.

El resto del reparto cumple las expectativas aunque en general no resultan conocidos, exceptuando quizá Matthew Modine, al que algunos recordarán por su papel como Private Joker en La Chaqueta Metálica de Stanley Kubrick y que en esta película da vida a John Sculley, antiguo presidente de la compañía PepsiCo que pasa a ser director general de Apple en 1983.

En general el reparto ha sido bien escogido, cumpliendo con la caracterización de cada persona que trabajó en Apple realmente.

CGI/Fotografía:

Es uno de los detalles mejor cuidados de la película, haciendo hincapié en la caracterización de muchos detalles, vestimentas, escenarios, entornos de rodaje, bocetos y maquetas de antiguos productos Apple, todo creado para retrotraernos a la época narrada. No alardea de nada, puesto que no es una película que necesite de efectos especiales y sonoros impactantes. Los planos en los que no se acerca tanto la cámara a los actores dan sensación de estar viendo una imagen en movimiento de lo que sucedió por entonces en la vida real.

Jobs

Jobs – Conclusiones

Es innegable el buen trabajo a la hora de querer mostrar a Steve Jobs, no sólo como emprendedor sino también en su lado más oscuro, el que nos muestra escenas tomando sustancias alucinógenas en los años 70, la negación de la paternidad de su primogénita o los despidos fulminantes de algún que otro empleado. Finalmente la película se queda coja puesto que no muestra algunos momentos enriquecedores en la vida de Jobs, como la salida de Apple por la que se pasa por encima, o el final de sus días desarrollando el iPhone y iPad.

Eso sí, el conjunto en general es un grato acercamiento a la vida tanto personal como empresarial de Steve Jobs. No cabe duda de que esta película gustará mucho a los que están más familiarizados con la industria de entonces por los múltiples detalles sobre marcas de informática y entretenimiento electrónico. Los datos que se ofrecen sobre Steve Jobs, una persona que tenía una manera muy perfeccionista de ver la empresa que fundó están explicados por encima en algunos apartados, pero es preferible quedarse con lo que se muestra en el film que lamentarse por lo que no se ve, puesto que entonces daría para una miniserie. No cabe duda que no será el último intento de trasladar la vida de Jobs en formato cinematográfico, pero ha sido el mejor primer acercamiento que se esperaba, a tan sólo un par de años de su triste fallecimiento.

 

Sergio Amor

Sumergido en mundos inventados desde hace más de dos décadas, fan incondicional de las clásicas recreativas. Jugón, cinéfilo empedernido y a ratos persona.

Ver todos

1 Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */