Portada » Críticas » El Niño – Crítica

El Niño – Crítica

Todos los que habíamos visto Celda 211 esperábamos mucho de esta película, y desde luego la combinación Tosar-Monzón no nos ha defraudado. Un buen argumento en clave policial para volver a hacer vibrar a los amantes de este género que tanto vemos en las películas americanas y que en nuestro cine escasea. Una mezcla tantas veces usada que no por ello deja de funcionar. Un coctel veraniego con dosis de acción que combina perfectamente con un buen guión y unos ligeros toques de humor, aderezado con una pizca de amor en su justa medida. No nos engañemos, es para beberlo despacito y no de un trago, hay que saborearlo hasta el final.

Guión

Quizás aquel que no la haya visto piense que ya sabe de qué va la película, y en parte tiene razón, porque va de polis buenos que van detrás de “narcos” malos, pero no nos dejemos llevar por esa simpleza, hay mucho más. Tiene un argumento sólido, con unas intrahistorias que hacen que aunque partan desde puntos distintos y con personajes diferentes poco a poco y como el agua de los ríos terminan confluyendo todos en el mar. El guión habla del tráfico de drogas, pero habla desde dentro. Cuenta la versión de la policía, del gran narcotraficante internacional, del traficante de gomas de hachís y del pequeño traficante, pero no solo se queda ahí. También enseña una de las formas de vida del sur de España, de la dureza de la frontera con Marruecos, y de mucha miseria que hay en el mundo de la droga, enseñando lo mejor y lo peor. Un guión muy completo que te lleva desde el comienzo a un gran final.

Reparto

Aquí su director, Daniel Monzón, vuelve a llevar el peso de la historia en uno de los mejores actores españoles, Luis Tosar, en un policía obsesionado con su trabajo y sin vida personal más allá de la que tiene con sus compañeros. No es tan espectacular como Santos Trinidad (José Coronado) en “No habrá paz para los malvados” pero raya esa intensidad. Aunque el gran acierto creo que es Jesús Castro (El niño). Lleva a su personaje al límite que le pide el argumento, en momento un joven entusiasta y en momentos un frío y desafiante hombre, con una mirada que atraviesa los apenas 16 kilómetros que separan ambos lados del Estrecho de Gibraltar, y acompañado por un muy buen Jesús Carroza (El compi), poniendo ese toque cómico que gusta entre la tensión del argumento.

Fx/Imagen de la película

Hablamos de una producción española y con ese principio es complicado luchar con las grandes megaproducciones del cine de acción del otro lado del atlántico, pero dentro de lo que hay queda demostrado que no hace falta tanto tiroteo, tanta persecución ni tantas explosiones para hacer una gran película de acción y no echar de menos esa espectacularidad (que también en sus mejores momentos la tiene) en sus imágenes. Y es que son esas imágenes un puro espectáculo en sí misma. Los exteriores son fantásticos, las ciudades que en la cinta salen dan una visión perfecta del contexto argumental de la película. Las playas, el puerto de Algeciras, Gibraltar como punto externo entre Marruecos y España, enseñan tan bien la dificultad que conlleva perseguir el tráfico de estupefacientes, y donde mejor queda reflejado es en las tremendas persecuciones en el agua, con una banda sonora que recuerda nostálgicamente en momentos a Miami Vice. Todo completa un guión muy bien estructurado donde nada queda al azar.

Conclusión El Niño

A los amantes del género policial, de la lucha contra el narcotráfico y de la investigación, esta película les va a encantar. Pero no sólo a ellos, porque rebosa entusiasmo desde la dirección hasta en sus interpretaciones. Es tan buena que si en vez de saber que es una producción española, que está interpretada en su mayoría por actores españoles y dirigida por un director español “bastante nuevo”, fuera todo más americano sería tildada de película que crea escuela, sin ningún tipo de duda. No creo que se pueda discutir que esta va a ser la película del año en España. Merece la pena ponerse en Algeciras y observar tanto el Peñón como las montañas marroquís para disfrutar de esas persecuciones en el agua, jugando al juego del gato y el ratón desde la butaca de nuestro cine, con sabor a nuestro país, porque aquí con crisis también se sabe hacer muy buen cine de acción.

David Moya

Ver todos

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */