Portada » Disecciones » El reboot de MercurySteam a la saga Castlevania

El reboot de MercurySteam a la saga Castlevania

Allá por el año 2009 se hizo público que el juego en el que trabajaba el estudio ubicado en san Sebastián de los Reyes, MercurySteam, no era otro que la próxima entrega de la saga Castlevania. ¡El nuevo Castlevania, llevado a cabo por un estudio externo y español! ¿Qué consecuencias podría tener esto para la franquicia? ¿Estaría la desarrolladora a la altura? Muchas fueron las dudas que aparecieron entre el público durante el tiempo transcurrido hasta la salida de Lords of Shadow, dudas que quedaron disipadas tras ver el resultado final del juego. Pero  ¿qué es lo que hicieron desde el estudio para coger una franquicia que viajaba sin rumbo en sus entregas de sobremesa y devolverla al puesto de importancia que ocupa?

La respuesta es sencilla: en MercurySteam no tuvieron miedo de innovar y crear su propio estilo. Aceptaron el reto de crear un juego de la categoría de Castlevania, pero en ningún momento dudaron en dar su propio punto de vista a la saga, tanto al concepto como a la jugabilidad o a la historia.

los1

Castlevania: Lords of Shadow fue un reseteo total a lo que hasta el momento se conocía como Castlevania. En las consolas portátiles la saga gozaba de una segunda era dorada, con un amplio abanico de títulos que seguían el esquema “Metroidvania” creado por Symphony of the Night, que recibían el visto bueno de la crítica y de los fans. En sobremesa la historia era bien distinta, desde que la saga diera el salto a las 3D con los títulos para Nintendo 64, la franquicia no había encontrado la clave para llevar a los Belmont a un plano tridimensional y que la experiencia de juego estuviera a unos niveles de satisfacción dignos de su nombre.

MercurySteam recogió la saga y le dio la vuelta, con un cambio tan radical y una identidad tan propia que podría sacar las entregas 3D de Castlevania del atolladero en el que se encontraban. Lords of Shadow se creó como un título de acción hack and slash, con un concepto basado en el combate y una mecánica de ataques y combos rica y variada. La estructura de avance se presentaba por capítulos o “pantallas”, al más puro estilo de los Castlevania clásicos, sólo que se incorpora la posibilidad de rejugar cada fase. De hecho, volver a darle una vuelta a antiguas pantallas era algo casi primordial, puesto que el juego también tenía un ligero tono de exploración, con mejoras de armas y joyas mágicas ocultas, y para coger algunas de ellas era necesario volver con nuevos poderes a los primeros capítulos. La dificultad era regulable, pero bastante exigente en ejecución, tanto en combates contra numerosos enemigos como en las pelas contra jefes que beben en inspiración de títulos como Shadow of the Colossus.

Y la remodelación no se quedó en el plano jugable, MercurySteam pensó que su revolución a la saga no podía encajar narrativamente de mejor manera que creando una nueva cronología. En Lords of Shadow no encontraríamos a los Belmont luchando contra un Mathias Cronqvist convertido en Dracula, ni a Soma Cruz, el heredero de los poderes del príncipe de las tinieblas. Ni a los linajes de Morris o Lecarde, como aliados en la lucha contra Dracula. No, Lords of Shadow reinventa la historia de Castlevania devolviéndonos al principio.

Esta es la historia de Gabriel Belmont, un guerrero entrenado por la Hermandad de la Luz para ser el paladín de la humanidad contra las criaturas de la noche, el portador de la famosa Cruz de Combate creada por Rinaldo Gandolfi. En una misión para investigar por qué el cielo y la tierra han perdido el contacto, y por qué las almas de los muertos no logran alcanzar el paraíso, Gabriel se mueve por un objetivo mucho más simple, una obsesión que destroza su mente, el recuperar a su recién difunta esposa Marie.

A través de una búsqueda que pone a prueba su cuerpo, pero sobre todo su resistencia mental, Gabriel descubre que los Señores Oscuros son los responsables de la hecatombe celestial, y se dice que cada uno de ellos posee una parte de cierto poder que, si se recompone, puede dar a su portador poderes que le acercan a Dios, incluso el de resucitar a los muertos. Con la esperanza de traer a su mujer de vuelta, Belmont viaja a las tierras de los licántropos, de los vampiros y de los muertos contando de manera esporádica con la ayuda de Zobek, un compañero de la Hermandad que cuenta con una reputación legendaria.

los11

La obsesión de Gabriel comienza a deformar su alma, y el empleo de elementos de magia oscura por parte del guerrero tampoco hacen nada por mejorar la situación. Belmont descubre que los Señores Oscuros no son otros que los alter-ego de los fundadores de su hermandad, que partieron hacia los cielos dejando sus versiones malignas en la tierra. El resentimiento de Gabriel hacia la Hermandad crece cuanto más se acerca a su objetivo, aunque la meta de revivir a su mujer sigue sin estar en duda.

Cuando Gabriel ha derrotado ya a dos de los Señores Oscuros, Zobek da un giro a los acontecimientos desvelando su verdadera identidad como el Señor Oscuro de los muertos. Todos los acontecimientos hasta el momento habían sido orquestados por Zobek, de hecho, fue el propio Gabriel el que mató a su mujer bajo la influencia de los hechizos de control del nigromante. La voluntad del guerrero flaquea, y la oscuridad de su alma le consume y muere.

Pero no habría descanso para Gabriel Belmont. Comprendiendo la importancia de la vida de su marido, Marie pide a las almas perdidas en el limbo que se unan para devolver a Gabriel a la vida. Una vez despierto, Belmont debe derrotar a la auténtica mente maestra, a aquél que había controlado a Zobek durante todo este tiempo, para conseguir la poderosa Máscara de Dios y volver al cielo: el ángel caído, Lucifer. Tras una batalla en la que Gabriel descubre que la única forma que tiene de ganar es encomendarse a su Dios, mientras acepta todas sus faltas, pero se arrepiente de ellas, el ángel negro es derrotado, y Gabriel ha devuelto la estabilidad al mundo. Pero la euforia de la victoria se torna en desgracia cuando descubre que la Máscara de Dios no le permitirá resucitar a su mujer.

(Los anteriores acontecimientos marcan el final de Lords of Shadow, los que siguen forman parte de los dos DLC) Un Gabriel Belmont que ya no ve motivo por el cual seguir vivo escucha una llamada de socorro en el antiguo castillo del Señor de los Vampiros. Allí descubre que un poderosísimo demonio había sido encerrado en una dimensión paralela cuya puerta se encuentra en el mismo castillo. Gabriel investiga los vestigios de la historia de su Hermandad mientras busca la puerta al plano de las sombras para enfrentarse al mal una vez más.

Una vez descubierta la entrada al plano de las sombras, un nuevo problema surge: sólo los seres oscuros pueden sobrevivir en la dimensión paralela. Gabriel, que no ve motivos por los cuales aferrarse a la humanidad, bebe la sangre de una vampiresa para así poder entrar y destruir el mal. Así es como Gabriel Belmont se convierte en una criatura de las sombras.

los111

En el mundo oscuro, Gabriel rastrea a “El Olvidado”, un demonio tan poderoso que los fundadores de la Hermandad de la Luz tuvieron que encerrarlo hasta que llegara alguien capaz de destruirlo. Gabriel investiga y descubre que para romper el sello que le aprisiona, El Olvidado debe hacerse vulnerable al lanzar gran parte de sus poderes hacia la puerta del mundo. Belmont aprovecha ése momento para lanzarse a la refriega.

El Gabriel que se enfrenta al olvidado poco se parece al anterior Gabriel Belmont. Se trata de una criatura vengativa, furiosa, y que quiere ver al demonio humillado a sus pies. Sin embargo, la batalla se decanta a favor del Olvidado hasta que, en un giro de los acontecimientos, Gabriel roba la totalidad de los poderes de la criatura justo cuando ésta se disponía a recuperarlos y lanzarse hacia el mundo material. Viendo el poder que Gabriel acaba de adquirir, El Olvidado implora por su vida, pero Belmont ni siquiera le dirige la palabra antes de destruirlo de un solo golpe. Destruyendo su Cruz de Combate, Gabriel Belmont abandona cualquier vínculo que le une a la Hermandad o a la raza humana. Ha nacido un nuevo señor oscuro, el Príncipe de las Tinieblas.

En definitiva: MercurySteam logró crear una fórmula que ha llevado a Castlevania al éxito en las consolas de sobremesa, a la vez que reinventaba la saga de una manera espectacular. Con una combinación de hack and slash y exploración con plataformas, crearon un título con una identidad muy propia y que establece nuevos parámetros con los que medir la saga Castlevania. Este viernes llega a las tiendas y a la eShop Castlevania Lords of Shadow: Mirror of Fate, la segunda entrega de la trilogía que cuenta la nueva historia de Dracula que han creado los chicos de San Sebastián de los Reyes. Podrás leer el análisis del juego la próxima semana en Watakshi.

Ignacio Reinosa

Estudiante de Filosofía. Redactor en Revogamers desde 2008. Amante de los videojuegos, y de escribir sobre ellos. Videojuegos, lectura, rol, juegos de mesa y mucho más me dejan sin tiempo para nada más.

Ver todos

1 Comentario

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */