Portada » Disecciones » Hellraiser: Diseccionamos la saga

Hellraiser: Diseccionamos la saga

Hellraiser es una veterana saga de películas de terror británicas basadas en el libro homónimo de Clive Barker, un aclamado escritor de horror y fantasía que además, hizo un mas que aceptable papel al frente de la cámara en la primera.

Los films se basan en la idea de la existencia de un submundo maligno (no necesariamente el infierno) apodado Leviatán. Bajo el manto del propio Leviatán, están los cenobitas. Una raza de seres inter-dimensionales a los que se les llama gracias a la configuración del lamento. Una especie de cubo de Rubick que al resolverse actúa de prisma entre los dos mundos.

Los cenobitas no son demonios al uso, son seres que vienen solo si son llamados para ofrecer a aquel que los reclama el regalo de lo que ellos consideran el verdadero placer. Un placer que se consigue a partir de sobrepasar el límite del dolor. Una especie de BDSM llevado al extremo.

El propio diseño de los cenobitas evoca a ese concepto. Dando a entender que su propia creación se produjo a partir de ese regalo. Por ejemplo, Pinhead (el cenobita principal y más famoso) tiene clavos incrustados en el cráneo en un patrón de cuadrícula, heridas abiertas en la parte inferior del torso con la carne desprendida y anzuelos clavados en la parte posterior de la cabeza.

imgHellraiser4_jpg1

Con esto queda claro, que en la obra están presentes todos los temas clásicos de Barker. El mundo subyacente (Leviatán), el rol sexual unido a la violencia física (El placer-dolor) y la construcción de mitologías complejas y detalladas (Cenobitas).

Las películas es cierto que tienen escenas bastante fuertes de casquería, pero nada abusivo o fuera de contexto. En base (ya hablaremos de eso luego) nunca hablamos de violencia gratuita y todo el gore mostrado es solo un pilar más para reforzar la sobrecogedora atmósfera de la película.

Y es que la atmósfera es el mayor punto fuerte de la saga (al menos de las primeras). Todo está cuidado hasta la obsesión, la perversidad de muchos de los personajes, el enigmático diseño de la citada configuración del lamento, la forma de plasmar la dualidad dolor-placer sexual en pantalla y la representación sexualmente ambigua y fetichista de los cenobitas.

Un conjunto de factores que elevan al menos a la primera dentro de la categoría de obra maestra. Un clásico atemporal que ha envejecido increíblemente bien en cuanto a efectos especiales se refiere (salvo alguno puntual), debido sobre todo a su manufactura clásica y manual basada en su mayoría en un asombroso maquillaje.

Cabe resaltar sobre todo el conjunto, al estupendo Doug Bradley. Que a pesar de que su presencia es mínima en la mayoría de las películas, es capaz de comerse la pantalla en cada una de sus apariciones como Pinhead. El actor es uno de los pilares que han transformado en objeto de culto al personaje, asociándolo de por vida a él. Pinhead es y será uno de los mayores iconos del cine de terror.

                        hell3vlcsnap00003

Esto es a groso modo Hellraiser. El mayor problema de la saga, es que pese a ser bastante longeva (nada más y nada menos, que nueve entregas) a cada nuevo film, la calidad decae un peldaño. Siendo las cuatro primeras las únicas que merecen la pena.

A partir de ahora, intentare spoilear lo mas mínimo y aportar al mismo tiempo una pequeña critica de las distintas partes.

Hellraiser

La primera, la que introduce a los cenobitas, toda la mitología sobre ellos y sobre la configuración del lamento.

Frank que anteriormente descifro el cubo, escapa de los cenobitas. Pero para poder retomar su antigua forma, necesitará sangre de seres humanos que le proporcionará, secretamente la mujer de su hermano.

La mejor de todas, para mí una película cerrada en su grandiosidad y de visionado obligado, eso sí para estómagos fuertes. De lo mejor del género. No veras seres con un diseño mas retorcido y a la vez mas carismático, un alarde de genialidad en ese aspecto y de mano del propio Barker.

Hellraiser 2: Hellbound

La protagonista de la primera acaba recluida en un sanatorio y un siniestro Doctor ve en la joven la pieza que necesita para llegar al éxito en sus intentos de encontrar la puerta a una dimensión oculta.

La introducción de Leviatán, nuevos cenobitas y datos de los antiguos. Sin la dirección de Barker, pero si en base a un guion suyo, se trata de una dignísima continuación que expande mitología y mejora cada uno de los aspectos de su antecesora. Por mi parte, sin quejas. Ojala todas las secuelas en general de cualquier obra, fueran así.

H2 Labyrinth

Hellraiser 3: Hell on Hearth

El propietario de un club nocturno adquiere una extraña escultura que contiene una caja que parece un puzzle.

Barker pasa solo a labores de producción y empieza a notarse la falta de su implicación más directa. El film destroza las bases de la franquicia transformando a Pinhead en una suerte de asesino sobrenatural psicópata común. Si pasamos por alto ese detalle, disfrutaremos de una aceptable película gore psicokiller con escenas bastante interesantes. Que nos hacen soñar con un escenario ideal donde hubieran podido ser incluidas en un film más respetuoso con la mitología de la saga.

Hellraiser 4: Bloodline

Año 2127. El doctor Merchant, a bordo de una estación espacial, se prepara para cumplir una misión decisiva: acabar con los cenobitas, cerrando para siempre las puertas del infierno como pago por la creación de la configuración del lamento, a manos de su antepasado, el juguetero Merchant del siglo XVIII.

Si quitamos toda la parte del espacio (maldita manía que les dio de meter a todos los iconos del terror en el espacio) y nos centramos en la historia de la creación del cubo, es una película pasable. Al menos es algo respetuosa con los primeros films, pero se queda en un entretenimiento algo light y muy prescindible. Barker solo participo en la produccion de nuevo, una lastima.

Pero ya las siguientes, no mantienen a Clive Barker ni en la dirección, ni en los guiones y ni siquiera en la producción. No hace falta decir que se nota. Hablamos de…

Hellraiser Inferno, Hellraiser Heelseeker, Hellraiser Deader y Hellraiser Hellworld

Poco o nada tienen que ver con las anteriores, los cenobitas salen poco y mal, los guiones tienen poco sentido y parecen de telefilme barato de mediodía. Si os soy sincero, no merecen ni un visionado. Pero cada uno es libre de hacer lo que quiere con su tiempo.

Hellraiser Revelations

Intenta reconducir la saga en la dirección mostrada por la primera, pero todo en ella es más bien olvidable. Sin ni siquiera la presencia del Doug Bradley en el papel de Pinhead, sustituido por una de las peores elecciones de casting de la historia.

Hellraiser_1_02

Y eso es todo, al menos la franquicia parece presentar un rayo de esperanza en el horizonte gracias a el anuncio de un reinicio con el remake (la moda del remake, no hay mal que por bien no venga) de la primera parte con Barker otra vez (menos mal) como productor y guionista. Esperemos que eso asegure la calidad de nuevo y devuelva a la saga a un nivel del que nunca debería haber bajado.

Rafael Martínez Tarín

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* ]]> */